Revista Literatura

Aplicando el sentido común

Publicado el 27 febrero 2015 por House
Hace dos o tres días en la provincia de Ávila (creo) se produjo un violentísimo choque frontal entre dos vehículos, a consecuencia del cual fallecieron cinco personas. Uno de los fallecidos, el conductor de uno de los vehículos con 89 años de edad. Más allá de otros condicionantes del accidente, me encantaría que alguno de estos ilustrados que con tanta delicadeza manejan nuestros destinos, me explicara con suficiente lógica y sentido común por qué a una persona con esa edad todavía se le permite conducir. Si existe una edad legal para iniciarse en estas lides, también tiene que existir esa edad legal que prohíba al individuo conducir. Y hay muchos argumentos sólidos para aplicar esta medida. El primero, y más lógico: ante una situación de peligro, no se tienen los mismos reflejos con treinta o con cincuenta años que con ochenta.    Aquí no se trata de discriminaciones, ni similares. Únicamente hay que aplicar el sentido común. Y esta medida quizás también habría que aplicarla en la primera fase; es decir, cuando el individuo cumple dieciocho años y aprueba el carnet de conducir. Tampoco es correcta esta edad porque a esta edad, una persona carece de experiencia y habilidad suficientes para controlar esa gran máquina que, con un motor potente, enseguida que pisas el acelerador se convierte en una mole de hierro, cables y combustible difícil de manejar, sobre todo si a esta imagen tan bucólica se la adorna con un baño de pastilleos varios y alcohol.
   Se va a poner en marcha un nuevo Reglamento de Circulación, pero ya cruje desde el minuto cero porque vuelve a flaquear en sus estructuras más íntimas. Ese afán desmesurado y casi feudal de los radares es kafkiano. Pretendemos dar muestras de autoridad en las carreteras cuando obviamos las raíces fundamentales de cualquier reglamento. Hay que construir unas bases sólidas en las que se concrete y se ajuste a una aplicación elemental del sentido común en relación a las edades correspondientes para iniciarse en el arte de la conducción y para abandonarlo. Mientras no partamos de este elemento tan esencial, con su correspondiente debate social, para redactar un reglamento que verdaderamente piense en el individuo y no en unos afanes edulcorados y medievales de autoridad y recaudatorio, vamos por muy mal camino. Simplemente ponemos parches y parches, pero la herida sigue sangrando, y huele a gangrena. 

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Sobre el autor


House 20 veces
compartido
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta

Revistas