Revista Literatura

Nadie queremos pagar…

Publicado el 09 noviembre 2015 por Sandygallia

Hace meses que tomo un curso de herbolaria, hemos aprendido a hacer un montón de cosas y me está sirviendo mucho para resolver varios problemas de salud, lo cierto es que yo tenía una imagen muy, muy distinta de ese mundo y está siendo super interesante, por un lado para quitarme telarañas mentales y por otro lado, para encontrar la salud de una mejor forma.

Pero no vine a contar eso, no esta vez (después subo fotos y cosas de lo que he estado haciendo, yujuuu!)

Caso 1. Resulta que platicando con mi maestra me comentaba que alguien le había dicho que le parecía que estaba volviendo una mercancía el conocimiento de herbolaria que ella tenía, que no le parecía justo y que iba a dejar de ir, ella no me lo comentó quejándose, sino más bien para ver qué pensaba yo, para saber si pensaba lo mismo o no.

Caso 2. El otro día me buscó un cliente de hace muchos años, uno de mis primeros clientes como freelancer, trabajamos juntos una temporada (poco más de un año) y me preguntó que si estaba disponible para trabajar de nuevo, yo encantada, trabajé muy agusto con él y claro que podía volver a su proyecto; después de 6 años de no trabajar juntos, pues hice lo que siempre hago: armé una cotización y se la envié, le dije que muchas gracias por acordarse de mi y que había trabajado muy agusto con él, pura cosa cierta; días después veo correo suyo y lo abrí y -palabras más, palabras menos- me preguntaba que ¿por qué el aumento de precio? que si era el mismo trabajo no veía el caso a un aumento de precio, que así no podía trabajar, que muchas gracias pero que no. Yo solo le respondí: porque han pasado 6 años y a mi me ha subido el costo de todos mis insumos, mis proveedores habían subido costos y que pues… me gustaba comer de vez en vez.

Estos dos casos sucedieron el mismo día y me dejaron con una sensación rara ¿Por qué está mal cobrar por lo que sabes? ¿Por qué juzgan? Tanto mi maestra como yo hemos estudiado mucho, mucho para saber lo que sabemos, hemos pasado horas leyendo, practicando, trabajando, etc. para llegar a este punto ¿por qué está mal querer cobrar por nuestro saber? Date cuenta que te estamos entregando el cúmulo de nuestra experiencia ¿Por qué?

Seguro mi cliente no le regatea a su agente de viajes, seguro este chico no le regatea al proveedor de telefonía celular. Mi trabajo le iba a traer más dinero a mi cliente. El trabajo de mi maestra le iba a traer -quizá- trabajo a este chico.

¿Por qué no valoramos la experiencia ajena?

Y pasa en todas las profesiones, he visto abogados, dentistas, médicos, veterinarios, etc. quejándose de lo mismo. ¿Por qué nos cuesta tanto pagar por un servicio? ¿Por qué odiamos que alguien saque ventaja de su experiencia y la ponga a nuestro servicio a cambio de un precio?

¿Así funciona el capitalismo, no?

Lo peor es que muchas veces, el que se queja, es el más pro-capitalismo.

Uff… no sé.

¿Qué opinas? escríbeme a sandygallia(arroba)gmail.com, me encantará saber de tí

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Sobre el autor


Sandygallia 20 veces
compartido
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta

Revistas