Revista Talentos

Operación Impulso (4)

Publicado el 29 julio 2012 por Tzimize @tzimize

Sofía 18:35 – 16:35 ZULU Sede de la IAB
Plamen Dimov cerró la puerta, por tal de que el escándalo no se propagara a través del pasillo. Después de todo, esa zona estaba llena de heridos y enfermos. Luego miró a Todor Galvech de arriba abajo, como si estuviese comprobando su estado de un vistazo. Dada su serenidad ante los gritos de alarma, el convaleciente enmudeció.
– Me alegra ver que no está teniendo problemas para recuperarse – apuntó el agente. Galvech no respondió –. ¿Puedo acercarme?
En realidad, no era una pregunta. A pesar de la silenciosa negativa de Todor, Dimov se aproximó a la cama y pulsó uno de los botones del mando que colgaba desde el quitamiedos. Ello hizo que el colchón se levantara en su parte superior, incorporando un poco al hombre que sobre él descansaba y que, en esos momentos, estaba en tensión.
– Puede calmarse, no he venido a terminar con usted, no tiene por qué temer – dijo el agente, sentándose en la mesa cercana y cruzándose de brazos.
– No tengo miedo – respondió Galvech airado.
Dimov levantó una ceja y luego señaló con un cabeceo la pantalla que mostraba la monitorización de sus pulsaciones, disparadas. El hombre miró la línea, subiendo y bajando. No emitía ningún pitido, pero los números marcados en la esquina inferior no engañaban: reflejaban casi 120 pulsaciones por minuto. Galvech ignoró el dato y volvió a mirar al agente.
– Me disparó – le acusó.
– Efectivamente.
Hubo silencio. Un reloj de plástico, colgado de la pared frontal, incordiaba con su continuo, mecánico y exacto repiqueteo. Resultaba un sonido ensordecedor y enervante entre tanta quietud. Galvech volvió a mirar el monitor. Su corazón había reducido la marcha forzada, pero aún superaba el ritmo normal con creces. Era lógico, dado que se sentía en peligro.
– ¿A qué ha venido? – preguntó finalmente el herido.
– A hacerle algunas preguntas. ¿Se siente con fuerzas para responder? – preguntó Dimov, tratando de mostrarse amable.
– No.
– No importa, seré breve – un acto de cortesía no le impediría llevar a cabo su trabajo –. ¿Hace cuánto que está consciente?
– Menos de una hora – gruñó Galvech.
– ¿Ha hablado con alguien antes de que yo viniera?
– Sólo con el personal sanitario.
Dimov se sintió algo más tranquilo, y se centró entonces en las preguntas que estaban directamente relacionadas con la misión.
– ¿Sabe lo que ha ocurrido hoy?
– Sí, joder, claro que lo sé. No soy ningún idiota. Han tratado de matarme.
– Imaginaba que eso no le había pasado desapercibido. ¿Sabe quiénes eran los que querían acabar con su vida?
Todor Galvech miró hacia una de las paredes, buscando una ventana que le permitiese ver la calle, pero no encontró ninguna.
– ¿A parte de usted? – preguntó, irritado. Como el agente no respondió, continuó – No sé quiénes eran, pero podrían ser muchos, demasiados.
– ¿Quién más conocía, además de nuestro de nuestro gobierno, los detalles de su investigación? – insistió el agente Dimov.
– Todos. Todo el mundo lo sabía, todo el jodido mundo lo sabía.
– Un proyecto secreto un tanto aireado, me parece a mí – terció Dimov, hablando con voz calma para que su interlocutor se contagiara de su tranquilidad.
– ¡No era un proyecto secreto! – se defendió Galvech – Era mi proyecto, era un programa de investigación científica abierto, cualquiera podía consultar su evolución… hasta que vinieron a quitármelo de las manos e hicieron desaparecer todo de la noche a la mañana. Nuestro querido gobierno, el demonio lo guarde.
– Cuide sus palabras, señor Galvech. El gobierno del que habla con tanto despecho le devolvió su laboratorio. ¿No es cierto?
– ¡Porque eran incapaces de hacerlo funcionar! – exclamó el hombre. Sus pulsaciones volvieron a subir, esta vez debido a la exaltación – Prefirieron devolvérmelo a clausurarlo y ver cómo moría. Era demasiado valioso. Pero me lo devolvieron clasificado de confidencial. Una vergüenza.
– Por su propia seguridad – se mantuvo impasoble Dimov –. Airear los pormenores del proyecto no hubiese sido demasiado inteligente.
– ¡Por mis cojones! – exclamó Galvech, incorporándose y mirando a Dimov con rabia – Querían desarrollar en exclusiva su propio mecanismo. ¿Tiene idea de lo que podría ocurrir si un solo país consiguiese los planos?
– Que sería un país que se desarrollaría bien – respondió Dimov –. ¿Qué le preocupa? Impulso no tiene visos de servir para aplicaciones militares, más allá de lo evidente. No es un arma efectiva.
– Estamos en el siglo XXI, señor. Las guerras no las desatan ni ganan los soldados, ni los cañones, sino los mercados y las compañías.
Dimov resopló, hastiado. Harto estaba de oír aquellas teorías paranoicas sobre corporatocracia y conspiraciones a nivel mundial de implacables multinacionales. Se preguntó si estaba tratando con alguna clase de hippie o antisistema.
– Así que, en lugar de dar esta ventaja a su país, hubiera preferido divulgarlo libremente a todos. Qué altruista. ¿Eso no sería aún peor?
Galvech estaba a punto de responderle cuando la puerta se abrió. Dimov se maldijo por haber estado perdiendo el tiempo con aquellas tonterías en lugar de interrogarle debidamente, porque los vigilantes estaban en la puerta, con su aspecto informal y su eterna y venenosa sonrisa de cordialidad pintada en la cara.
– Agente Dimov – dijo el primero de ellos, con tono elocuente y cordial –. Cuánto me alegra comprobar que ya se encuentra mejor, parecía un tanto agotado cuando hablamos.
A pesar de su tono, sus palabras eran afiladas, dirigidas como una buena flecha a un punto concreto. Plamen les había pedido varias veces que pospusieran el interrogatorio, alegando que no se encontraba bien para continuar.
– Su abnegación por el trabajo es francamente loable – añadió petulante el otro –, en su estado y sin embargo demostrando su dedicación.
“No tengo nada que demostrar” pensó Dimov, pero en cambio dijo:
– Necesitaba interrogarle para la elaboración de informes.
– Precisamente como nosotros – fingió el vigilante un suspiro hastiado –. El papeleo es aburrido, pero necesario.
– No quisiera entorpecer su trabajo – dijo Dimov, tenso, separándose del herido –. Le deseo una pronta recuperación, señor Galvech.
– Seguro que sí – murmuró contrariado Todor. El agente salió de la sala y se dirigió directamente a la zona de monitorización. En ella, un hombre delgado devoraba un bocadillo, mirando regularmente las pantallas a su alrededor. Dimov le conocía desde hacía años. Cuando empezó a trabajar para la agencia, Hristo ya estaba en esa sala, y jamás le había visto fuera de ella, ni siquiera le vio nunca salir para cubrir sus necesidades más básicas.
– Hristo, ponme el audio de la treinta y siete.
– Hola y todo eso, Plamen. Yo también me alegro de verte.
– Ponlo.
El desgarbado hombrecillo sujetó la comida entre sus dientes y pulso algunas teclas de su amplio teclado, que ocupaba todo un semicírculo a su alrededor. Lo hizo con la rapidez y destreza que ofrecen largos años desarrollando el mismo trabajo.
Las cuatro pantallas centrales se fundieron a negro y pronto fueron ocupadas por la imagen transmitida de la estancia que tanto interesaba al agente Dimov. La sala de vigilancia se llenó con los ecos de hasta los más ínfimos sonidos que se escuchaban en la habitación treinta y siete.
– Cuando el agente Dimov le disparó… ¿Le pareció que tenía una intención real de matarle? – preguntaba en ese momento uno de los vigilantes.
– Sin duda – contestó Galvech.
El pobre hombre debía pensar que trataba con algo así como los asuntos internos de la policía estadounidense, y que diciendo esto estaba condenando a Dimov. Nada más lejos de la realidad, muy al contrario, estaba asegurando que el agente había seguido las instrucciones que le habían sido comunicadas al pie de la letra.
– ¿En algún momento le pareció que ponía vidas civiles en peligro innecesariamente? – siguió el vigilante, acercándole un vaso de agua que presumiblemente el herido le había pedido con anterioridad.
– La mía. ¿Le parece poco? – contestó Todor Galvech, malhumorado.
– ¿Estaba usted inconsciente en el momento de…?
El hombre del bocadillo había quedado con la boca abierta, y su almuerzo había acabado en su regazo. Sin embargo, en ese momento recuperó el habla y se volvió hacia su compañero.
– Tío, tío, tío… Esos vigilantes te están oliendo el culo a ti.
Una expresión que a Plamen le resultaba desagradable, pero que era muy utilizada para referirse a las investigaciones de los vigilantes, además de ser considerablemente ilustrativa.
– Joder, Plamen, no deberías estar viendo esto – movió la mano hacia una de las teclas, pero Dimov le frenó agarrándole de la muñeca bruscamente.
Se produjo un tenso silencio.
Uno de los múltiples inconvenientes de que los vigilantes te siguieran la pista era precisamente que se despertaba el recelo de los compañeros. Muchos, que aún no habían sido investigados, a pesar de su desprecio hacia este cuerpo de control de agentes, pensaban que si los vigilantes te iban detrás, alguna razón tendrían.
– Plamen – dijo dubitativo el delgaducho hombre mirando al agente Dimov –. No sé si te has metido en problemas, pero sin duda con esto te vas a meter. Y me vas a meter a mí.
– No te casaré problemas, ya lo verás. Ahora déjame oír.
Galvech estaba siendo interrogado por el vigilante que parecía tener menor rango. Le preguntó sobre las cosas que había hecho y que no había hecho Dimov, y luego sobre lo que recordaba que había ocurrido en general, tratando de imaginar una escena completa de los hechos para poder evaluar las acciones del agente.
El otro vigilante, en cambio, se encontraba separado de la cama. Pasó un dedo por una de las mesas y comprobó el polvo. Luego se cruzó de brazos. Cuando Dimov volvió a mirar hacia él, vio que escudriñaba las esquinas del techo. No tardó en dar con la cámara de seguridad, a la que dedicó una sonrisa petulante que acompañó con un saludo de la mano.
Hristo se quedó helado.
El agente Dimov también habría sentido una comprensible congoja ante ese gesto si no fuera porque lo que Galvech estaba diciendo en ese momento era mucho más perturbador.
–… sobre todo cuando se llevaron mi portátil. En él tenía los planos del artefacto.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Inicia la aventura de Operación Skyfall

    Inicia aventura Operación Skyfall

    Es una de las más exitosas sagas de la historia del cine, no sólo por su longevidad, si no por un legado irreprochable que abarca 50 años  en la conciencia... Leer el resto

    Por  Cinéfilo Criticón
    CINE, CULTURA Y OCIO, LITERATURA, TALENTOS
  • ‘007-Operación Skyfall’, muerte y resurrección

    ‘007-Operación Skyfall’, muerte resurrección

    Tuve la oportunidad de crecer viendo la franquicia del agente 007 protagonizada por el carismático Pierce Brosnan durante gran parte de mi adolescencia, algo co... Leer el resto

    Por  Cinéfilo Criticón
    CINE, CULTURA Y OCIO, LITERATURA, TALENTOS
  • El impulso aventurero de los españoles

    Dice nuestra queridísima Secretaria general de Inmigración y Emigración, Marina del Corral, que los jóvenes españoles no se van a vivir al extranjero por la... Leer el resto

    Por  Metafisica
    DIARIO, EXPATRIADOS, TALENTOS
  • Operación E

    Operación

    Una mujer secuestrada por las FARC da a luz a un niño en medio de la selva colombiana. En el momento del parto, la guerrilla arrebata al niño de su madre y se l... Leer el resto

    Por  Soycazadoradesombras
    CULTURA Y OCIO, LIBROS, TALENTOS
  • Operación Black March

    Operación Black March

    OPERACIÓN MARZO NEGROSe está gestando una iniciativa por la red en modo de protesta por el cierre unilateral de MEGAUPLOAD por parte del FBI. La iniciativa se... Leer el resto

    Por  Cada Libro Un Mundo
    CULTURA Y OCIO, LIBROS
  • Operación Tarahumara: ¡Muchas gracias por ayudar!

    Operación Tarahumara: ¡Muchas gracias ayudar!

    Foto: www.vanguardia.com.mx Hoy cerramos la Operación Tarahumara, en la que propuse hacer un donativo para ayudar a combatir el hambre en la Sierra Tarahumara... Leer el resto

    Por  Chocobuda
    ESPIRITUALIDAD, RELIGIÓN
  • Alianzas comerciales darán mayor impulso a las mypes

    Inversores aportarían tecnología y las empresas conocimiento operativo Es necesario que estas unidades tengan conciencia administrativa Las micro y pequeñas... Leer el resto

    Por  Globalmiguel
    ECONOMÍA, JURÍDICO, SOCIEDAD

Dossier Paperblog

Revista