Revista Literatura

Pamplona

Publicado el 08 abril 2017 por House
El fin de semana pasada asistí en la Clinica Universidad de Navarra al XIII Congreso de la Asociación Nacional de Informadores de la Salud; o sea, de periodistas especializados en salud y sector sanitario. Era la primera vez que iba, y me vine con la maleta repleta de amistades, aprendizaje de cómo organizar bien un buen un evento cuando no hay escasez de recursos, y sobre todo un conocimiento muy exhaustivo de cómo está el sector. Además, de varias conclusiones fundamentales. En primer lugar quiero poner en valor todo lo que encierra la Clinica Universidad de Navarra, junto a la Universidad del mismo nombre: calidad, experiencia en la educación y en el trabajo, y, sobre todo, una dilatada trayectoria en investigación biomédica. No en vano, más 400 ensayos clínicos en marchan en la actualidad avalan una trayectoria más que destacada en el sector de la salud. Pero en el sector del periodismo también me traigo varias aportaciones importantes. La primera, el sector de la comunicación tenemos que visibilizar y priorizar a los pacientes porque ellos pueden ser la mejor expresión para exteriorizar aquello que el periodismo debe llevar a las redacciones. La información que trasladen los pacientes a los pacientes es tan valiosa o más que la información de los profesionales sanitarios o los profesionales de la medicina. Los pacientes han venido para quedarse. Si nos centramos en el sector, vemos que es un sector convulso, que se está adaptando a nuevo formato que viene impuesto inexorablemente por el mundo digital y social media. Cada vez resulta más urgente que el comunicador sea digital y use todas las herramientas digitales para trasladar la información de forma veraz, rápida y puntual. Y esto viene implícitamente ligado a otro problema cada vez más arraigado al sector: el intrusismo y la falta de profesionalidad. Si en todas las profesiones se requiere un código ético, el periodista sanitario debe aplicarlo más y mejor porque la información que trasmite mucha vez se transforma en sentimientos y esperanzas. U comunicador, jamás debe manipular y mucho menos jugar con los sentimientos, ilusiones y esperanza de las personas, máxime, cuando éstas se refieren a la salud.
En resumen, el domingo cuando regrese a la estación de Pamplona era imposible acarrear la maleta. El iphone echaba humo. Y mi compromiso con ANIS estáaba firmado y sellado. Ese fin de semana fue el principio de una historia que no tiene fronteras, como tampoco lo tiene el periodismo cuando se hace con rigor, profesionalidad, y seriedad. Vamos, como cualquier profesional de los que conocí personalmente en Pamplona y anudamos la amistad que ya teníamos las por redes sociales. Lo que las redes sociales unió. Pamplona lo refrendó. 

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Sobre el autor


House 20 veces
compartido
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta

Revistas