Revista Diario

Pásame el cofre, digo el baúl, digo el arcón, digo el arca... ¡ea! ese mueble.

Publicado el 24 abril 2012 por Maricari
Erase una vez... 
Pásame el cofre, digo el baúl, digo el arcón, digo el arca... ¡ea! ese mueble....la historia de los Muebles contada con 3 trastos y medio
Si Noé tuvo un arca para salvar todo lo que pudo del Diluvio universal, no andaba descaminado, pues en cuestión de contener y contenedores, todo comienza sutílmente con un arcaAndaba un laborioso carpintero pensativo mirando un arca o arcón, también llamado cofre o baúl mientras escuchaba cantar y decir a su reciente esposa...
-Querido, me duele la rabadilla de tanto agacharme a recoger los hilos del cofre (arca, arcón o baúl) a cortar hebra a hebra para coser tus camisones, que ya las echo como las de María Moco (la que cosió un camisón y le sobró para otro).
Al marido le entraba por un oído y por el otro le salía, pero al ver su éxito la buena señora añadió...
- Tengo el cuerpo fatal (.. pensemos en Alaska y los Pegamoides)... que solo me pide el colchón para dormir.
El carpintero, que era muy bondadoso y no quería que su mujer tuviese esos padecimientos, decidió incorporar 4 patas al baúl y levantarlo del suelo más o menos a la altura que su mujer le indicaba con la mano   como incitando y ¿qué obtuvo?, eso es, el costurero, lo que agradeció su esposa con mucho esmero...  bordándole un camisón y dándole un heredero (me salió un pareado, la mar de salado!).
Y mirando ahora el  arca -o arcón, y repito también llamado cofre o baúl-, ahora bautizado como costurero, intuyó que si en lugar de abrir por arriba, abriera de lado, podría hacerlo más grande y arrimarlo a la pared (como a Mané que se llenó de cal!!...) y construyó el Bargueño, haciendo moda en el Renacimiento
Al cabo del tiempo juntó 10 camisones y 10 herederos así que necesitó ir aumentando el ajuar a pasos agigantados y sacó 3 muebles principales del baúl, a saber: la cama para los niños, un armario para recoger tantos camisones bordados (1 por cada heredero) y una mesa que, fue un error de cálculo porque solo le dio para una tarima, y al no saber qué hacer con ella, le puso las 4 patas arrancadas al costurero de puro miedo por si seguía su esposa bordando camisones... que siguió...
Pero  lo que más llama la atención, no son los 12 hijos que tuvo la buena señora (que digo yo que tuvieron que ser para ella más que un pinchazo con la aguja del borde) sino la capacidad de adaptar ese mueble arca -o arcón, baúl o cofre- a las necesidades humanas, porque si ella tenía hijos, él coleccionaba arcas de distintos tamaños superpuestas, lo que le dio la idea de crear la Cómoda allá por el 1700.
Pero la buena señora no quería tener guardadas sus bonitas cosas así que consiguió que su marido pensara en la Consola. Luego las cosas eran aún más bella y caras así que le creó la Coqueta (estaba de cajón el nombre). Aunque llegó un momento en el que ya entrada en años, redujo su coquetería por lo que le creó elTocador (o Peinador o coiffeuse). Y ya en la época en la que ni se miraba en el espejo y casi que ni la miraba su esposo, le hizo de soslayo el Sifoner, y cuando parecía que la señora no quería más muebles fue el carpintero y sacó el Cabinet (un armarito que curiosamente no contiene ropa) y menos mal que nadie vive para siempre porque el carpintero de buena madera, le dejó hecho a su esposa su último arca o arcón, baúl o cofre pareja del suyo. Y como se ha visto fueron felices y comieron perdices, pero desde entonces... no se ha vuelto a inventar nada.

Pásame el cofre, digo el baúl, digo el arcón, digo el arca... ¡ea! ese mueble.

http://www.sabelotodo.org/hogar/enlaceatiposdemuebles.html 


P.D.: "Todo en la vida es una transformación en una rueda que gira y gira y... esperemos que no se despeñe.. o saltará en mil astillas.. ¡Más madera!."
{¡B U E N A_____S U E R T E!}
♥ ღ ♥

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Sobre el autor


Maricari 342 veces
compartido
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta

Revistas