Revista Talentos

¿Qué se lleva Adolfo Suárez con él?

Publicado el 31 marzo 2014 por Miguel Angel Requejo Alfageme @MiguelARAlfagem

Me gustaría poder ser preciso y escribir aquí con cuatro frases que es lo que ha pasado estos días en España con la muerte de Adolfo Suárez. Porque ha sido algo más que el fallecimiento de un ex-presidente del Gobierno Español, sólo hay que recordar la muerte de Leopoldo Calvo Sotelo, también ex-presidente, y también ha sido algo más que el óbito de un personaje célebre aquejado de una enfermedad terrible, le pasó a Solé Tura, uno de los padres de la Constitución Española. Se nota que ha sido algo más en la larga cola de ciudadanos que han querido despedirse de su cadáver, en los llantos que se han podido ver, en los apasionados elogios que ha recibido, en la cobertura mediática, en las reflexiones de una u otra índole que se han llevado a cabo. Se puede decir que su desaparición significa para este país tanto o más que la de Franco. Cuando fríamente no es así. Un dictador que nos tuvo enterrados durante cuarenta años frente a un político que nos dirigió durante unos lustros. Ha sido algo más. Pero, ¿qué? ¿Que pilotó la Transición, que yo llamo Transposición? Podría ser. Pero la respuesta no acaba de convencerme. España ha sufrido estos días como una convulsión. Algo parecido a lo que le sucede a un bebé cuando comienza a andar y un día, de pie, se da cuenta de que la mano auspiciadora del adulto no está. Ese estremecimiento ha recorrido a los españoles. Nuestra reciente historia, hasta llegar a la crisis terrible que vivimos, ha sido como un andar hacia adelante, con trompicones y todo. Es decir, evolucionábamos. Mas de pronto hemos tenido que pararnos, yo diría frenarnos en seco, y comenzar a mirarnos. Y viéndonos como somos ahora, ha sido inevitable pensar en cómo éramos y de dónde veníamos. Estamos llevando a cabo, forzados por la situación, lo que se llama un alto en el camino. He visto a los compatriotas hurgar en los contenedores de la basura y se me ha representado la metáfora del país entero hurgando, lo que no he sabido concretar es si hurga en el negro pasado, en busca de respuestas, o en el futuro, en busca soluciones.Quizás la respuesta de esta convulsión nacional ante la desaparición de Adolfo Suárez esté en que hurgamos en las dos direcciones con la misma imprecisión, el mismo desconocimiento y la misma falta de datos precisos. Algo, a todas luces, ilógico y preocupante. Y que Adolfo Suárez con su muerte viene a ser la representación de una oportunidad perdida. Aclaro: Que aún sintiendo la desaparición de Adolfo Suárez nos estemos más lamentando por la desaparición de alguien que nos deja desamparados y que probablemente se lleve con él alguna clase de solución mágica para salir de los problemas actuales. Alguien me dirá que es una tontería porque estaba quejado de una enfermedad que le imposibilitaba de tal manera que era como si estuviera muerto. Poco podía ayudar. Poco, no nada. Hablo de símbolos, hablo  de esperanzas, más que de hechos.Toda tu vida te has llevado fatal con tu padre, pero con su muerte queda claro que te vas a llevar peor. Sin posibilidad de enmienda.Su fallecimiento en unas circunstancias más boyantes seguramente hubiera tenido otro cariz.Es emocionante contemplar la marcha histórica de un país, la marcha conjunta, como si de un solo cuerpo se tratase. Esta marcha es muchas veces muy fácil de visualizar. Como por ejemplo el camino de Sudáfrica hacia el final de la esclavitud o el camino hacia la independencia de otros muchos. Pero el día a día de los países, como el de las personas, tiene mucho de rutinario y mucho de inexplicable. Se hace complejo, enmarañado, con etapas que avergüenzan y con momentos que nos llenan de orgullo.Si Adolfo Suárez hubiese fallecido y los muertos que hay en las cunetas ya hubiesen sido recuperados y restablecido su honor en la misma medida que los muertos del bando rebelde. Y si los asuntos que acaecieron el 23F se hubiesen aclarado y explicado bien. Y si el régimen político que tenemos hubiese procedido de otras fuentes que no fuesen las del dictador. Y si. Y si. Y si. La muerte de Adolfo Suárez hubiese tenido otro cariz.Pero la realidad es la que es y Adolfo Suárez se tenía que morir. Estaba muy pachucho. Nos hemos puesto a llorar a moco tendido, habrá calles con su nombre en muchas ciudades españolas, el aeropuerto de Madrid le recordará durante lustros, hoy se celebrarán los actos oficiales de homenaje a su persona, pero………también es posible que estemos llorando por lo mal que estamos, por lo mal que lo hicimos y a la vez convenciéndonos de que con ello tenemos que seguir viviendo, creciendo, haciéndonos un país adulto que va poco a poco entendiendo y aceptando que ser libres no es necesariamente ser felices.Con todo eso y seguramente alguna cosa más ha tenido que cargar también Adolfo Suárez. Y todo porque inexplicablemente se fijo en él Juan Carlos, rey, que a su vez y de manera también inexplicable fue fijado por Franco, que éste sí de manera explicable y harto censurable se fijo a sí mismo durante cuarenta años de nuestra vida. Que descanse en paz, Adolfo Suarez, digo, al otro ya le pueden dar mucho por el culo, sinceramente.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Sobre el autor


Miguel Angel Requejo Alfageme 123 veces
compartido
ver su blog

Revista