Magazine

Zulú (Zulu)

Publicado el 24 julio 2009 por Mayor Reisman
Zulú (Zulu)
origen de la imagen
Reconozco que no puedo ser imparcial con esta película. La vi en mi niñez, cuando mi abuela me llevaba a esas largas tardes de sesión continua en las que te tragabas dos películas mientras deglutías un bocadillo de tortilla viendo como el héroe besaba a la chica o el bueno perseguía al malo. "Zulú" fue una de esas películas que se te quedan grabadas en la mente y por las que llegas a anhelar haber nacido hijo de la Gran Bretaña y vestir la casaca roja en lugar de pertenecer a un país en el que sus habitantes fueron definidos por Cánovas como "aquel que no puede ser otra cosa".
"Zulú" sigue estrictamente los arquetipos del cine épico de los años 60. Muchos lo han definido como un "El Álamo" a la africana. Pero en este caso los "buenos" sobreviven a la avalancha de "malos", y eso siempre es un plus, sobre todo si la ves siendo un chaval. Esta entretenida producción sobre una de las gestas imperiales del colonialismo británico fue dirigida, producida y escrita por el estadounidense Cy Enfield, un director que tuvo que exiliarse de su país debido a su pasado comunista. El reparto estaba encabezado por Stanley Baker, que también era su productor, y un jovencísimo Michael Caine en su primer papel protagonista.
Probablemente la película se vio perjudicada por la inevitable comparativa con producciones similares como la ya mencionada "El Álamo" o también "55 días en Pekín". Y en cierta forma era lo que buscaba Enfield. La producción se rodó en Sudáfrica y como extras se contrataron a los propios miembros de las tribus zulúes. Incluso la persona que da vida al rey Cetshwayo era un descendiente de dicho monarca. No es que hubieran actuado ni visto muchas películas, así que Enfield les mostró unas cuantas películas de vaqueros e indios para que supieran que era lo que se esperaba de ellos. Otra curiosidad es que en aquellos tiempos las leyes raciales de Sudáfrica legislaban que, por le mismo trabajo, un negro siempre debía de recibir menos dinero que un blanco. Así que Enfield les pagó con las vacas usadas durante la escena de la estampida.
El film nos relata de forma bastante dramática los sucesos de lo que sería conocido como la Batalla de Rorke's Drift. En la entrada anterior dedicada a la película "Amanecer Zulú" se comentó la Batalla de Isandlwana. Durante dicha batalla, una parte del contingente zulú de unos 4.000 hombres estaba al mando del príncipe kaMpande y no tuvo tiempo de intervenir así que se fue a buscar otros objetivos. En su camino se encontró con este pequeño puesto que era parte de la retaguardia de las fuerzas británicas que habían invadido Zululandia. En el mismo se encontraban 139 soldados británicos y un contingente de tropas indígenas de unos 350 hombres. Estos últimos huyeron al conocer las noticias del desastre de Isandlwana dejando a los ingleses en la pequeña posición.
Los tres oficiales que estaban al mando tuvieron que tomar la decisión de permanecer allí o intentar huir. Estos eran el teniente de ingenieros John Chard (Stanley Baker), el teniente de Gonville Bromhead (Michael Caine) y el comisario de suministros James L. Dalton (Denis Folbigge). Lo llamativo es que los dos primeros no estaban muy bien considerados por sus superiores en cuanto a sus capacidades castrenses. Lo cierto es que decidieron que la única oportunidad que tenían era fortificarse y resistir, pues en campo abierto habrían sido alcanzados por los veloces zulúes y masacrados sin ninguna duda. El comisario Dalton fue precisamente el principal responsable de la fortificación, no el teniente Chard.
En líneas generales la película es bastante fiel a los hechos históricos. Enfield no sólo leyó la bibliografía occidental, sino que incluso consultó a los ancianos de las tribus para que le asesoraran en la disposición y la forma de combatir de los zulúes. Aún así se tomó unas cuantas licencias históricas: el personaje de Bromhead era algo sordo, y es por ello por lo que se le asignaban siempre labores en la retaguardia, pero eso no se ve en la película. El reverendo Witt (Jack Hawkins) no era un borrachín pacifista, sino que era partidario de la intervención británica y ni siquiera estuvo en el lugar de la batalla. Tampoco el soldado Hook (James Booth) era un vago maleante y pendenciero, sino todo lo contrario pues era abstemio y según sus superiores un modelo de buen soldado. La hija de Hook se disgustó tanto que inició una campaña para lavar el buen nombre de su padre, y lo consiguió. Finalmente, la famosa secuencia del último ataque zúlu y la despedida cantada de los zulúes rindiendo honores a los sitiados nunca sucedieron. Los zulúes cesaron en su ataque porque se aproximaba una columna británica de apoyo.
Aunque la película sea británica, la cinta está llena de momentos emocionantes y de heroísmo elaborados al estilo de la vieja escuela de Hollywood. Mis dos secuencias favoritas son aquella en la que tras haber conseguido los zulúes penetrar en el recinto, Michael Caine consigue rechazarlos al ordenar a dos filas de soldados que una vaya disparando mientras la otra va recargando. Y por supuesto el último ataque zulú desencadenado tras el famoso duelo de canciones entre ambos bandos (la canción británica es "Men of Harlech"). Uno podría pensar que este tipo de cine se ha perdido y que en los tiempos actuales una película tan pro-imperialista no podría ser filmada. Pero sin embargo no es así. La influencia de "Zulú" empapa a otras grandes producciones del mismo tono. Ridley Scott usó la canción de guerra de los zulúes en la secuencia de la batalla de Germania en su película "Gladiator". Y Peter Jackson reconoció que la forma de filmar las secuencias de el Abismo de Helm en "El Señor de los Anillos" estaban inspiradas en las escenas de esta película.
Una auténtica lección de épica cinematográfica.
Videos relacionados: Película en youtube (a partir de aquí puede verse completa)

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :