Revista Talentos

20 motivos por los que te apasiona ser actor

Publicado el 01 abril 2020 por Premiere Actors @PremiereActors

the-witch-525958_1280

Has decidido ser actor. A tu alrededor la gente piensa que es una profesión arriesgada, o no entiende bien qué es lo que te anima a tomar ese camino… pero tú lo tienes claro, te sientes un afortunado por haber descubierto una vocación tan bonita que te atrae irremediablemente.

Si te sientes identificado con los siguientes veinte puntos, ¡enhorabuena!, te has enamorado de la interpretación.

¿Qué es lo mejor de ser actor?

  • 1. Sabes claramente cuál es tu sueño: estas dispuesto a luchar lo imposible por hacerlo realidad, porque te mereces ser un apasionado de tu trabajo y vivir de ello. Ser actor es una vocación para ti, algo de lo que no te puedes deshacer una vez lo has descubierto, te despierta algo diferente.
  • 2. Quieres aprender y aprender: nunca es suficiente, todo lo que aprendes es poco. Si por ti fuera, enlazarías un proyecto con otro, o estarías actuando día y noche.
  • 3. Disfrutas trabajando tus emociones: te encanta sentir, descubrir sensaciones nuevas y aprender a controlarlas. Sabes que el tuyo es de los pocos trabajos en los que se entrenan los sentimientos de uno mismo, y eso es algo maravilloso.
  • 4. No hay nada en el mundo que te llene más que el aplauso del público: nadie entenderá nunca cómo un cálido aplauso o una buena crítica sobre tu trabajo puede hacerte olvidar todo el esfuerzo que has hecho para llegar a ese momento.
  • 5. Sabes que tu cuerpo es tu mejor instrumento: lo cuidas y tratas de sacarle continuamente su máximo partido. Para ti el cuerpo tiene que estar siempre a punto.
  • 6. Cuando ves una película estas más pendiente de la interpretación de los actores que de disfrutar la propia película: es inevitable, no puedes dejar de fijarte en los planos, en la expresión corporal de los actores, en cómo juegan con la voz…
  • 7. No es que seas bipolar, es que eres un “transformer”: disfrutas interpretando otras vidas, y cuanto más distintas sean de la tuya, mejor.
  • 8. Cuando te escogen en un casting, es como si te tocara la lotería: te sientes afortunado porque han confiado en tu talento, han creído en ti, y tienes la oportunidad de demostrar el gran actor que eres.
  • 9. Conoces mucha gente nueva: cada vez que empiezas un rodaje o una obra de teatro, conoces equipos de trabajo diferentes con personas que te aportan puntos de vista distintos de la profesión, y eso es muy enriquecedor.
  • 10. Siempre puedes crecer más como actor: ni se te pasa por la cabeza estancarte en tu profesión, siempre hay un paso más que dar. Todo lo que sea mejorar como actor, adelante.
  • 11. Cualquier momento de la vida real es un buen momento para improvisar: da igual que estés en el supermercado o en la cola del autobús, crear momentos inesperados te alimenta cada día.
  • 12. Eres una persona adaptable: no necesitas una vida programada para estar cómodo. Te adaptas a las situaciones como nadie y afrontas los retos con la ambición de llenarte de experiencias para luego aplicarlas a tus personajes.
  • 13. Eres un imaginador compulsivo: muchas situaciones del día a día desatan en tu cabeza posibles escenas.
  • 14. Fomentas tu memoria: de tanto aprender textos y guiones (la mayoría de las veces con pocas horas para estudiarlos), ejercitas muchísimo tu capacidad de concentración, de análisis y de retención de información.
  • 15. Cada proyecto que empiezas es un nuevo reto: no hay un papel igual al anterior. El actor se reinventa y se pone a prueba con cada nuevo personaje.
  • 16. Disfrutas llorando: llorar para ti ya no es algo desagradable, sino una experiencia a explorar. Cuando explotas y lloras, te sientes libre.
  • 17. Eres un emprendedor: aprendes a gestionar tu trabajo y tu imagen, así como a buscar nuevas oportunidades de proyectar tu talento.
  • 18. Puedes viajar y conocer lugares nuevos: muchos trabajos te llevan a espacios y localizaciones que no conocías. Ser actor te abre muchas puertas que quizá no abrirías en tu vida cotidiana.
  • 19. Ayudas a la gente: cuando el público te ve actuar le sacas de su rutina diaria, les haces olvidar por un rato de sus problemas y hasta puedes cambiarles el estado de ánimo.
  • 20. Eres feliz con tu profesión, y esto es algo de lo que muy poca gente puede estar orgullosa.

¿Crees que hay algo más que debería estar en la lista? ¡Ayúdanos a completarla dejándonos un comentario!


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista