Revista Talentos

"Adiós al Príncipe de la Canción"

Publicado el 01 octubre 2019 por Vesta @Vesta01

Se apagó para siempre "El ruiseñor del romance"

La muerte de José José ha provocado una gran conmoción entre los más nostálgicos de la música. Grandes temas como «El triste» le convirtieron un referente de la canción romántica y todo un ídolo de masas durante su carrera profesional.El también conocido como el «Príncipe de la canción» alcanzó una talla mundial que le hizo codearse con los más grandes de la música en los años 70 y 80.El fallecimiento de José José ha causado tal emoción que ha resucitado una imagen que ha inundado las redes sociales a gran velocidad. Se trata de una fotografía tomada en 1984. En ella se reúnen nada más y nada menos que cuatro auténticos divos que acaparaban las ventas de discos en aquella época.
En el año 2015, salió a la luz en Facebook una foto que fue tomada en la discográfica Ariola, actualmente Sony Music, de Los Ángeles. Fotografía en la que aparecen Rocío DurcalCamilo SestoJuan Gabriel José José. Una instantánea a la que numerosos usuarios han recurrido ahora para rendir homenaje a cuatro de los más grandes de la música de lengua hispana y cuyas voces han terminado por apagarse.Tenía 71 años y mucho arte, todavía, en sus venas. Pero un cáncer de páncreas ha arrebatado a México a uno de sus mitos.
El Príncipe de la canción, como era apodado en México, murió en un hospital al sur de Florida (Estados Unidos), a más de 3.500 kilómetros de Clavería, el barrio de Ciudad de México que le vio crecer. Allí, la figura de fibra de vidrio que en varias ocasiones han intentado robar, sigue presidiendo el pequeño parque de La China, a un paso de la que fue su casa, en el número 32 de la calle Tebas. El lugar se ha convertido este sábado en un una suerte de lugar de peregrinación de sus incondicionales: más de 300 personas entregaban coronas de flores y, a cambio, tomaban un par de selfis. También reabrían viejas llagas amorosas. "José José"es un icono de la canción mexicana. Un fenómeno por ese timbre de voz. Con los años, aquella voz privilegiada fue apagándose, en buena medida, por las inyecciones de cortisona con las que trataba de paliar sus tendencias depresivas.Frente a la escultura se reunía este sábado un grupo de cantantes que aprovechaba para homenajear a José Rómulo Sosa Ortiz, el verdadero nombre del artista, de la mejor forma posible: con su legado musical. "Si me dejas ahora, no seré capaz de sobrevivir", cantaba Norma Juárez, de 58 años, mientras trataba de grabar la melodía con su celular. "¡Era el ruiseñor del romance!", dice sin apartar las manos del aparato. En Clavería, José José escuchaba —a escondidas de su padre, que le exigía escuchar ópera y no música popular, según escribió en su autobiografíaEsta es mi vida(2008)— las canciones de José Alfredo Jiménez, otro de los más grandes de la banda sonora al sur del río Bravo.La voz y las letras de José José marcaron al México de los setenta, pero cruzan de manera transversal a las generaciones en México: abuelos, hijos y nietos han vibrado, indistantamente, con el Príncipe de la canción. La oleada de ofrendas hacia el artista de Clavería, el de la melancolía, apenas comienza.José Joséha dejado un repertorio musical que quedará grabado en las mentes de millones de fanáticos que le acompañaron durante cinco décadas de carrera artística. Estos 10 temas del Príncipe de la canción han dejado huella, como muchos otros más, en la historia de la música en español y le han valido un lugar como uno de los mejores intérpretes que México ha legado al mundo.
“Espera un poco, un poquito más para llevarte mi felicidad”. El coro de La nave del olvido, el primer éxito del intérprete en México, fue en 1970 la primera muestra de lo que vendría en la carrera del cantante: interpretaciones excelsas con letras que calan en el corazón y la memoria. El sencillo forma parte de un elepé homónimo, su segundo álbum. Ganó disco de oro y de platino, en gran parte gracias a este tema compuesta por Dino Ramos.

La magistral interpretación deEl tristeen el segundo Festival de la Canción Latina (después OTI) se recuerda hasta nuestros días y significó el gran salto internacional en la carrera de José. Curiosamente, el cantante no ganó el concurso y tuvo que conformarse con el tercer puesto que le concedió el jurado. Su tercer álbum, nombrado como su icónico sencillo, salió poco después y con ello empezaron las giras por todo el continente. Mucho se lo debe a la joya que le regaló el legendario compositor Roberto Cantoral.

Cuando José José sacóEl príncipeen 1976 ya tenía 10 álbumes a cuestas. Una seguidilla de éxitos en la primera mitad de la década de los setenta le valió el mote deEl príncipe de la canción, que resultó innegable después de este sencillo, atesorado por sus seguidores más fieles. Fue en esa época también, cuando empezaron sus problemas con el alcoholismo.

“Amiga, hay que ver cómo es el amor, que vuela a quien lo toma, gavilán o paloma”. Este tema es, sin duda, uno de las canciones favoritas de José José entre el público. El sencillo apareció primero en el discoReencuentro, pero regresó para dar el nombre de una película homónima sobre su vida en 1985. La banda sonora de la película incluía otros himnos comoAlmohada,Si me dejas ahorayAmar y querer. Aún causa polémica si la canción encierra el encuentro de José con un hombre, pero el intérprete ha asegurado que en realidad se trata de un joven que conquista a una mujer mayor que le supera en conocimientos sobre el sexo y el amor.

Esta canción es uno de las odas más grandes al amor por parte del intérprete, que dedicó prácticamente toda su carrera a la balada romántica. “Casi todos sabemos querer, pero pocos sabemos amar”. La frase ha quedado grabada en el imaginario colectivo de los mexicanos y es imperdible en una sesión con los amigos para escuchar lo mejor de El príncipe de la canción.

Volcán dio nombre a su 12º disco, en el que hizo una mancuerna excepcional con el compositor español Rafael Pérez Botija.O tú o yo,Farolero,Pregúntaselo a ellay este clásico llegaron al primer lugar de las listas de popularidad de finales de los setenta.

Juan Gabriel compuso un par de canciones para el siguiente disco de José José, que se estrenó en 1978:Lo pasado, pasadoyAhora no. El disco también incluía otro clásico,Lo que no fue no será, escrita por José María Napoleón.Lo pasado, pasado, que tiene el marcado sello de Juanga, se convirtió de inmediato en un éxito en la radio. “Pido un aplauso para el amor que a mí ha llegado…” es otra frase de José (y de Juan Gabriel) que ha quedado en la memoria de los amantes de la música mexicana de los setenta.
Este tema, de la autoría del nicaragüense Adán Torres, narra la historia de un hombre enamorado y atormentado por el alcohol y los excesos. “A veces regreso borracho de angustia, te lleno de besos y caricias mustias”, reza el tema. Esa es una interpretación. Torres asegura al diario centroamericanoLa Prensaque su inspiración fue la inmigración y la nostalgia de sentirse lejos de su esposa mientras vivió en Estados Unidos.

“Estoy preso entre las redes de un poema, eres tú quien me puede ayudar o me condena”. A finales de los setenta, la disquera BMG Ariola tenía planeado un plan para reforzar la internacionalización de dos titanes mexicanos: José José y Juan Gabriel. Esa fase de experimentación legó versiones en japonés del Divo de Juárez y fue la semilla para que sus canciones llegaran en varias lenguas y a varios países. El príncipe de la canción se alió con el icono español Camilo Sesto, quien le compusoSi me dejas ahora. El cantautor alicantino también grabó una versión de esta balada.

Lo dudofue el sencillo más exitoso de Secretos, el 19º álbum de José José y el más vendido de su carrera. El disco, que incluía tambiénEl amor acabayVoy a llenarte toda, fue producido por Manuel Alejandro, se mantuvo varios meses en las listas de popularidad latinoamericanas y le valió una nominación al Grammy.
¡Hasta siempre, José José!¡Hasta pronto, cómplice!
* Fuentes:“José José era el ruiseñor del romance
Los 10 temas de José José que quedarán en el recuerdo

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista