Revista Talentos

Ágata

Publicado el 02 febrero 2020 por Aidadelpozo

Ágata es un nombre que nunca me ha gustado. Lo aborrezco. No sabría deciros el motivo, aunque supongo que será por su sonoridad, pues al silabearlo mis oídos se rebelan. Me sucede igual con sintonías de programas de televisión, voces de cantantes que mis tímpanos no soportan o música de anuncios con las que me dan ganas de lanzar un zapato al televisor.
Esto me pasó hasta que me presentaron a una mujer hace seis meses en la fiesta de cumpleaños de mi amiga Elsa. Ágata. Á-ga-ta.
Al escucharlo no me dolieron los tímpanos ni me dio una arcada. Á-ga-ta.
Era preciosa.
Era rubia como el sol.
Era el mismo sol.
Mi anterior pareja se llamaba Roberto, su nombre era musical para mí y jamás se quejaron mis tímpanos. Antes estuvo Fran y tampoco se resintieron. Ágata nunca fue un nombre de mi agrado hasta aquel día.
Tampoco pensé jamás que iba a mantener una relación con una mujer y menos que duraría tanto tiempo.
La vida es extraña y maquiavélica.
Á-ga-ta.

-¿Qué es lo primero que te gustó de mí cuando me conociste? -me pregunta al tiempo que pasa su mano por mi rostro enamorado.
-Tu nombre -miento.
-Qué curioso que nos llamemos las dos Ágata, ¿verdad, amor?
-Díselo a nuestros padres que tienen un gusto tan exquisito, cariño...

ÁGATA

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista