Revista Talentos

Amante de la noche

Publicado el 20 mayo 2013 por Javier Sánchez Menéndez @JSMenendez

HUMILDEMENTE hago mías las palabras del ángel negro. Sigo sobre la rama de la encina. Soporto el agua y el viento, un empeño ineficaz de un gato por comerme, me complace Baudelaire y Dante, de fondo Parsifal.
Repito las palabras de dios que es ángel, la rama de la encina es la piel del mundo, sobre ella calladito. En silencio y soledad, con alguna visita de una nube o de un rabilargo. Las hormigas suben por el tronco del árbol, proporcionan alimento y entretenimiento.
La lectura engrandece, la literatura está repleta de no sinceros, de fantasmas sin sombra, de palabrería hueca, de heterónimos que se han prestado al juego de la no verdad.
El ángel negro es dios, y el rabilargo, y Francisco, y Luzbel, y el caño de agua que cae del pilón humildemente.
¡No hagas caso de aquellos que juegan con la poesía, insensatos, canallas, cabestros de la literatura!
Wagner completa un libreto de versos, escucha la Sonata para piano nº 2 de Ives y repite en alto: ¡Cabestros! ¡Cabestros! Le ha gustado la expresión.
Si leyeran más a Dante descubrirían algo con sentido.
Sobre la corteza de la encina, en la casita verde, acabo este poema:
Es tardísimo. ¡Tenemos que dormir más deprisa! Mañana hay que naufragar.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Sobre el autor


Javier Sánchez Menéndez 2575 veces
compartido
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta

Sus últimos artículos

Dossier Paperblog

Revista