Revista Talentos

Capítulo 61. Madrid

Publicado el 08 junio 2014 por Xabifernan @UnBloggeroMas1
Capítulo 61. Madrid.

Durante aquella larga semana, sobre todo para Alex, no había hecho más que preparar todas las pequeñas cosas que les faltaban para tener el viaje preparado a la perfección. Pequeñas cosas como: Alquilar el hotel, reservar la cena en algún buen restaurante, preparar una escapadita el domingo a la mañana… Alex ya había dejado muy claro que el sábado madrugaría y se pondría en la fila del concierto, porque quería estar el primero. Necesitaba estar el primero, mejor dicho. Su prima Laura había aparecido algo antes de la hora que le habían dicho, lo cual no fue un problema. Salieron un poco antes de lo esperado, y obviamente llegarían un poco antes de lo esperado. Todo aquel día fue maravilloso para Alex, y el viaje no fue menos. Mientras su madre y su padre conducían, él y su prima Laura, a la cual ya la consideraba como una mejor amiga, se lo pasaron en grande.Al principio Laura le contó un poco su vida porque desde la última vez que se habían visto, casi dos semanas, le habían pasado muchas cosas. Pero después juguetearon como tontos y gritaron todo tipo de canciones, aunque siempre acababan igual. Alex haciendo cosquillas a Laura y ella a él. -Vale, hagamos un tregua –le dijo Laura mientras se peinaba hacia un lado su larga melena y se la peinaba.-Sabia decisión prima mía –le dijo Alex imitando a algún extraño personaje de alguna película absurda, lo cual hizo que Laura se riera-, me gusta verte reír. Te voy a dar un consejo, cuando estés con algún chico sonríele todo lo que puedas. Tienes una sonrisa increíble –Alex no se sonrojó lo más mínimo, simplemente había sido un consejo primo a primo y ambos lo sabían.-Yo te voy a recomendar otra cosa, primo mí –dijo Laura dando una entonación especial a “primo mío”-. Cuando vayas a salir con alguna chica... Péinate –dijo Laura entre risas.Lo cual provocó que Alex se llevara las manos a la cabeza instantáneamente. Para poder comprobar, que en efecto, tenía peinados horriblemente sus cabellos debido a “las peleas” a cosquillas que habían tenido momentos antes.-Tu prima, siempre atacando eh –dijo Alex mientras intentaba ponerse bien el pelo, sin éxito.-Te ha costado darte cuenta –dijo mientras reía-. Vamos a ver, ¿Tampoco sabes peinarte? –le preguntó con una sonrisita inocente.A Alex todas aquella bromas no le molestaban, es más, si Sara se las hiciera intentaría besarla. Pero Sara se apartaría y después… Aquella escena pasó por la cabeza de Alex, ojalá algún día pudiera ocurrir de verdad. Porque realmente le encantaría.-La verdad es que no, ¿Tendría el honor de que esta dama me peinara? –le preguntó Alex intentando dejarla mal, pero su prima sabía jugar sus cartas.-No –dijo mientras reía fuertemente, dejando a Alex fuera de lugar-. Que sí, anda ver –le dijo haciéndole un gesto para que se acercara a ella.Alex se soltó el cinturón del lado izquierdo de la parte de atrás del coche, para ponerse en el medio. Mientras su prima Laura le peinaba el pelo. -Soy buena masajista, túmbate tonto –le dijo Laura.“La verdad es que no miente –pensó Alex cuando se tumbó entra sus piernas, con el resto del cuerpo apoyado entre el asiento del medio y su anterior asiento-. Es muy buena masajista.” Por aquella razón Alex cerró los ojos y disfrutó de cada segundo en el cuál los dedos de su prima pasaban por su cabello.Unos instantes después abrió los ojos. Seguía en el coche en la misma posición. Pero algo había cambiado. Sara, bueno la Sara de sus sueños, estaba ahí sentada al lado de sus piernas.-Hola Alex –le saludó levemente-. Solo he venido a ver qué tal estabas.-Yo estoy perfectamente –le respondió Alex, que era perfectamente consciente de que nadie le podía oír-. ¿Y tú? Estoy muy preocupado.-Alex, no te preocupes, te lo digo de verdad. Pronto sabrás de mí, no te comas la cabeza porque nunca conseguirás saber dónde estoy –le dijo Sara tristemente.-Nunca me cansaré de buscarte, Sara –le dijo Alex seguro de sí mismo.-Te quiero Alex –le dijo Sara con una pequeña sonrisa en su perfecta cara.-Yo también te quiero –le respondió Alex.Un momento después Sara le fue a dar un beso. Alex, boquiabierto, no pudo hacer más que admirar su belleza. Era tan guapa… “A veces me pregunto por qué se fijaría en mí –pensó tristemente Alex-. Cuando la vuelva a ver se lo preguntaré –decidió en el momento.”Momentos después Alex volvió a cerrar los ojos para poder volver a disfrutar del maravilloso masaje que su prima le estaba dando. Pero de repente sintió como si le estuvieran pegando bofetadas en la cara y abrió los ojos rápidamente. -Por fin te despiertas –le dijo su prima-, mira qué bonito es Madrid.-¡¿Madrid?! –exclamó Alex, si realmente estaban en Madrid…-. ¿He dormido dos horas?-Mmmm, sí –dijo su prima riéndose-. Pero tranquilo, no me que cansado de dar el masaje.Alex llevó ipso facto su mano al pelo para comprobar, que realmente, tenía el pelo perfectamente peinado.-Muchísimas gracias, yo es que necesito un espejo para peinarme –le dio las gracias.-No es nada, me gusta peinar y dar masajes –dijo su prima amablemente.Pero enseguida dejaron de hablar para poder admirar algunos edificios arquitectónicos enormes. Era la primera vez que Alex veía edificios tan altos, lo cual le sorprendió bastante. -Es muy bonito –dijo Alex mientras seguía asombrado mirando a una especie de hotel que tenía a la izquierda.-Sí, ese hotel es muy bonito –dijo su madre de repente, sobresaltando a Alex, porque era la primera vez en el viaje que su madre se dirigía a ellos. Pero claro, suponía que con Laura sí había hablado-. Es justo en el que nos alojaremos. ¿Te gusta?-¿Qué si me gusta? Es genial –comentó Alex maravillado ante la altura de aquel hotel.-Te mentimos con el hotel  para dejarte así –dijo su padre mientras entraba a una especie de parking que posiblemente sería del hotel-. Nuestra habitación está arriba del todo.-¿En serio? Es genial. Madre mía todo esto es increíble –dijo Alex, que estaba hablando como un niño pequeño que recibía en navidades un juguete.-¿No te ha llamado la atención tanta gente? Según eres tú… -le dijo su madre.-Pues la verdad es que sí –aclaró Alex-. Pero no he dicho nada porque justo después me he centrado tanto en estas maravillosas construcciones que me han dejado tonto.Realmente mañana iba a ser un día maravilloso, y todos los sabían. Pero primero tendrían que aprovechar bien las tres horas, más o menos, que les quedaban hoy. Lo cual le gustó muchísimo a Alex en cuanto lo supo.


Nota de autor:Espero que os haya gustado el capítulo. Lo he hecho tan largo porque como os dije era para compensar el que ayer no pudiera subir. Espero que os haya gustado, tanto como a mí escribirlo. Por favor, vuestra opinión es muy importante, sobre todo estos días. Si lo digo por algo será, no voy a adelantar nada, es una sorpresa. Así que darme vuestras opiniones y sobre todo cosas bonitas, yo no digo más. Está en vuestra mano. [Esas cosas o por Twitter o por  comentarios] Votadme en hispabloggers que es muy importante, pero ¡atentos! Solo cuenta si se vota desde el ordenador. Aquí el enlace: ¡Votame por favor! Y aquí sí que me podéis votar desde el móvil: ¡Votarme también plis!Seguirme en las redes sociales y por favor Twittear con #MásQueHéroes Es muy importante para mí y os responderé a todo lo que me pongáis.Twitter: @UnBloggeroMas1[También me podéis dar vuestra opinión por ahí]Facebook: facebook.com/MasQueHeroesQue sepáis que me encanta que comentéis y por favor comentar. Porque es algo que yo siempre leo y valoro muchísimo. Un saludo y hasta la próxima.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista