Magazine

Ciprés común (Cupressus sempervirens L.)

Publicado el 30 octubre 2011 por Cibergarden
    Ciprés común (Cupressus sempervirens L.) Nombre común o vulgar: Ciprés común, Ciprés piramidal, Ciprés italiano, Ciprés de los cementerios.  
    Nombre científico: Cupressus sempervirens L.  
    Familia: Cupressacear  
    Origen: Región mediterránea.  
    Morfología: Rápido crecimiento en los primeros años de vida, pueden alcanzar los 500 años de edad. Forma piramidal, con tronco un tronco recto y de corteza delgada en la que se forman fisuras longitudinales. Las hojas son muy pequeñas (2-6 mm) con forma escamada, florece en invierno y un mismo ejemplar posee flores machos y hembras. Conífera que puede alcanzar hasta los 30 m.  
    Características: Muy rústico, muy resistente a la sequía (no hay que regar demasiado porque enferma), viven mejor al sol y toleran la semisombra, soporta las heladas y la sequía, el viento, la contaminación y el escaso mantenimiento.
    Usos: Básicamente ornamental. Muy empleado en grupos para formación de setos. También se utiliza en ebanistería, talla, fabricación de buques y mobiliario. En medicina, sus hojas y conos, se utilizan para el tratamiento de las varices, úlceras varicosas, hemorroides y problemas de próstata. Es astringente, expectorante, diurético, vasoconstrictor, sudorífico y febrífugo.
    Cultivo: Reproducción por semillas o injertos,(Semillas por gramo: 110, Porcentaje de germinación: 90.) Las semillas presentan letargo de embrión, de modo que la estratificación por 1 mes de 2-4ºC, mejora la germinación. Siembra directa en otoño o primavera. Se reproduce fácilmente por semilla sin requerimientos especiales, aunque de una forma más lenta. Las estacas pueden hacerse enraizar si se toman durante los meses de invierno. Los tratamientos con ácido indolubutírico a alrededor de 60 ppm durante 24 h ayudan al enraíce. En el transplante del ciprés hay que tener cuidado de no dañar las raíces ya que, son muy sensibles.
    Enfermedades y plagas: Cancrosis, una enfermedad causada por el hongo Seridium cardinale que puede llegar a matar el árbol. Prevenir con fumigaciones anuales con fungicida. Plagas como barrenillo se pueden evitar manteniendo al árbol bien regado y abonado. Vigilar los ataques de cochinilla.
     
¡Compra estas y otras semillas desde aquí! 


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog