Revista Talentos

Cómo, cuándo y por qué rechazar un papel

Publicado el 17 noviembre 2021 por Premiere Actors @PremiereActors

siora-photography-hgFY1mZY-Y0-unsplash

Como actor o actriz, la idea de tener que rechazar un papel a día de hoy puede parecerte casi impensable. Sin embargo, es muy probable que te encuentres con la situación tarde o temprano, y por eso queremos hablarte de ello.

En caso de encontrarte en esta circunstancia, la primera pregunta que te surge es: ¿Dañaré mi futuro profesional si rechazo el papel? ¿Afectará a mi buena relación con este productor o directora de casting?

¡Al contrario! En ocasiones con un “no” puedes incluso mejorar tu percepción como artista, siempre y cuando tu experiencia no sea demasiado limitada.

Razones por las que puedes rechazar un papel

Puedes tener muchos motivos, pero estos serían muy probablemente los principales:

  • El papel no es para ti o la idea va en contra de tus valores;
  • Te genera un conflicto de horarios o fechas;
  • No estás de acuerdo con la remuneración o las condiciones de trabajo te parecen abusivas;
  • No te gusta la persona o el equipo con el que vas a trabajar.

¿Cuándo rechazarlo?

Lo mejor es hacerlo en cuanto sepas que no lo quieres.

Es muy común intentar hacer tiempo para esquivar la situación, pero con esto sólo conseguirás aumentar tu ansiedad e incluso dañar tu reputación por malentendidos y falta de comunicación.

¿Cómo rechazarlo?

Si tienes la suerte de tener representante, lo más probable es que esta persona se encargue del asunto, pero aun así siempre deberás estar preparado para dar una explicación. A veces no resulta fácil, pero es algo por lo que tendrás que acabar pasando.

Para ello, deberás tener varias cosas en cuenta:

Se puede dar la situación en la que rechaces por desorganización, prácticas poco profesionales u otros motivos del estilo en los que deberás suavizar un poco tu argumento. Sin embargo, siempre que sea posible, sé sincero. ¡Hablando se entiende la gente, y no hay nada malo en ello!

Si declinas un papel porque no te sientes cómodo con él y aseguras que es por tu incompatibilidad de horarios, puede que intenten moverlos para ajustarlos a tus necesidades, y acabarás metido en la boca del lobo por no haber sido lo suficiente honesto desde el principio.

Por otra parte, ten en cuenta que la educación es lo más importante para no ofender al director de casting o cualquier otra persona que apostó por ti.

Si es posible, deja buenas sensaciones detrás. La gente a la que has dicho que no, podrá ser la misma con la que trabajes en otro proyecto el día de mañana. Si te interesa, deja un “me encantaría, pero…”, para mostrar tu aprecio hacia el proyecto.

¿Cómo saber si estás tomando la decisión adecuada?

Ten siempre en cuenta que rechazar ciertos papeles forma parte de la carrera de un actor o actriz, y no por ello vas a arruinar tu trayectoria.

Aún así, si no tienes la certeza de estar tomando la decisión correcta o tienes problemas a la hora de decidirte, puedes hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿El papel me ofrece una oportunidad para aprender y desarrollarme como artista?
  • ¿Será el proyecto agradable y enriquecedor?
  • ¿Qué voy a obtener de la experiencia?
  • ¿Me facilitará el acceso a nuevas relaciones profesionales?

Muchas veces, el éxito en tu carrera no dependerá tanto de tener el mejor material, el mejor representante o hacer el mejor casting, sino de tomar la mejor decisión.

¿Te ha gustado lo que has leído? Suscríbete a nuestro blog y recibe cada semana nuevos artículos que te ayudarán a crecer como actor o actriz. 🙂


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista