Revista Talentos

¿Con quién deberías constituir tu compañía de teatro?

Publicado el 11 marzo 2020 por Premiere Actors @PremiereActors

comedy-tragedy-masks-1715466_1280

Llegó el momento de dar un paso más en tu recorrido artístico teatral: vas a constituir tu propia compañía de teatro. Nos referimos a crearla de cero, no a contratar a gente o elenco dentro de una compañía ya creada.

Quizás sea porque desees lanzar ese proyecto al que llevas tanto tiempo dándole vueltas, o quizá quieras por fin facturar legalmente sin comerte la cabeza. El caso es que estás decidido a montar algo tan serio como es tu propia empresa: tu compañía teatral, pero… ¿con quién?

Los dos requisitos imprescindibles

A la hora de buscar un buen “compañero de aventuras”, es imprescindible que te aporte dos requisitos fundamentales:

  • Confianza: significa que ninguno va a obtener provecho del otro, sino que va a haber una relación sana entre ambos, basada en la transparencia y el respeto mutuo.
  • Trabajo: no va a ser fácil conseguir beneficios con algo tan bonito, pero a la vez tan complicado, como es tu propia compañía. Por ello, debes acompañarte de alguien comprometido, que esté dispuesto a dejarse la piel cuando haya picos de trabajo y a esforzarse por promover proyectos nuevos.

Ten cuidado con…

  • Los amigos: no es lo mismo llevarse bien, que entenderse en el trabajo. Muchas compañías fracasan porque están fundadas por buenos amigos que descubren posteriormente que son incapaces de tener una visión común acerca del trabajo. Por tanto, ten cuidado con quienes son los mejores amigos del mundo de cañas o encima de un escenario, pero que tienen una perspectiva diferente a la tuya a nivel laboral.
  • Quienes tienen un perfil profesional igual que el tuyo: por ejemplo, si los dos sois muy técnicos, seguramente preferirías contar con alguien que tuviera un carácter más comercial (o viceversa), o si los dos sois muy soñadores, lo más seguro es que fuera más práctico tener a alguien con los pies en la tierra.

Fíjate en…

  • Alguien con amplios conocimientos en interpretación y en otras materias: está claro que el objeto de una compañía de teatro es sacar adelante buenos proyectos teatrales. Por ello, que tu “socio” esté metido en el circuito artístico te va a aportar contactos interesantes, visión de la profesión y nuevos recursos. Pero si además cuenta con conocimientos en otras materias, como por ejemplo escritura, community manager, contabilidad, contratación, prensa… te vendrá muy bien contar con alguien tan completo a tu lado. En definitiva, busca a alguien que tenga aquellas aptitudes que tú no tengas.
  • Alguien que te complemente: Se trata de hacer equipo, de entenderse bien, de estar alineados en torno a un frente común. Para ello, vuestros caracteres y valores han de encajar y complementarse, puesto que se trata de sumar el uno al otro.

La elección de un socio para constituir tu compañía es crucial, ya que si aciertas remaréis juntos y avanzaréis, y si te equivocas remarás solo a contracorriente. Vais a pasar muchísimo tiempo juntos y tendréis que tomar decisiones importantes de mutuo acuerdo.

De todas formas ya sabes el refrán: más vale sólo que mal acompañado. Es decir, plantéate si realmente necesitas compartir tu compañía de teatro con alguien, o si tan sólo necesitas gente que trabaje para ti, quedándote tú al frente de ella.

En caso de que apuestes por caminar acompañado, una vez elegido un buen compañero, constituiréis vuestra compañía juntos en la forma jurídica que ambos decidáis. Si necesitáis ayuda para ello, no dudéis en reservar vuestra sesión de asesoramiento con Premiere Actors. Estaremos encantados de aportar seguridad y confianza a los primeros pasos de vuestra compañía. ¡Queremos estar a vuestro lado!


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista