Magazine

El caso de Larry Spriggs

Publicado el 14 enero 2010 por Solanatcydl
El caso de Larry Spriggs
Hola clasicorros. Muchos habréis oido hablar de Larry Spriggs y a los más jóvenes igual también les suena de oidas. Larry Spriggs, el gran fichaje del Real Madrid para la temporada 86-87 que acabó por ser la gran decepción del equipo. Pero ¿cómo se llegó a esa situación?
Larry Spriggs era un alero de 2,04 formado en la universidad de Howard. Fue elegido por los Houston Rockets en el draft de 1981 en la cuarta ronda con el número 12. Prueba en la liga de verano de los Rockets pero no convence y acaba jugando en la extinta CBA, más concretamente en los Rochester Zeniths donde es elegido rookie del año. Esto atrae de nuevo a los Rockets que le ofrecen el contrato que necesita para engancharse al tren de la NBA.
Sin embargo sólo juega 4 partidos y vuelve a la CBA, en este caso a los Albany Patroons pero después es fichado por los Bulls de Chicago donde juega otros 9 partidos. Spriggs no encuentra su sitio en la liga y pero en la tempora 83-84 ficha por los Lakers y encaja inmediatamente en el juego del equipo. Sprrigs era un alero alto, fuerte, zurdo y con un gran manejo de balón y visión de juego. Aquel equipo del showtime necesitaba jugadores que cuando dispusieran de minutos no cambiaran la filosofía del equipo (http://naismooth.blogspot.com/2009/07/aquellos-otros-tipos-iv.html) . Así que los Lakers le renuevan y repite temporada con los de Los Ángeles, con una media de 17 minutos por partido y algo más de 6 puntos, 3 rebotes y 2 asistencias. Llegan las finales contra los Celtics y los Lakers consiguen imponerse, ganando Spriggs su primer y único anillo.
La temporada siguiente continúa en los Lakers pero sólo disputa 43 partidos y empieza a pensar en su salto a Europa. Por aquel entonces el Real Madrid tenía como americanos a Wayne Robinson y Linton Townes (temporada 85-86) y Fernando (y Antonio) Martín estaba preparando su fichaje por los Trail Blazers (y por la universidad de Pepperdine respectivamente). Había ciertas dudas en el club madridista respecto a los americanos. Robinson, toda una institución en el equipo, se había destapado con unas declaraciones en las que criticaba duramente todo el entorno madridista, al propio Real Madrid y personalizando especialmente en Fernando Martín. Esas declaraciones (creo recordar que fue Sixto Miguel Serrano el autor de aquella entrevista) le acabaron por costar la renovación a Robinson. El caso de Townes fue distinto. Townes encajaba en la idea de tener un 3 alto con buen tiro tan del gusto de Lolo Sainz. Sin embargo y no se sabe muy bien porqué, se empezó a barajar la idea de suplir la ausencia de un gran jugador que lo había sido todo en España y que se iba a la NBA por un jugador que había ganado la NBA y que se venía para Europa: Martín por Spriggs. Esto suponía problemas de todo tipo, porque Martín era claramente más interior y Spriggs era más alero 'swingman'. Además fichar a Spriggs trastocaba la posible renovación de Townes, ¿o no?
La margarita se seguía deshojando y finalmente el difunto Mariano Jaquotot, director de la sección, tomó la decisión (supuestamente consensuada con Sainz): nos traemos al mediático Spriggs y nos buscamos un jugador interior porque, perdiendo a los Martín no podemos renovar a Townes y después de la rajada de Robinson tampoco le vamos a renovar. La prensa española se revoluciona, ¡un jugador que ha jugado con los Lakers el año pasado y ha ganado el anillo viene a España! Los barcelonistas decían que en los Lakers era una mera comparsa y los del Madrid decían que el propio Magic hablaba maravillas de Spriggs. El caso es que Spriggs llega a España y lo hace medio lesionado. Para el puesto de pívot el Madrid ficha a Brad Branson procedente de la Lega, pero también con muchos problemas porque su ex-equipo no le concedía el transfer.
Cuando empieza la liga Spriggs se pierde varios partidos debido a su lesión y Branson destaca: por lo menos se había acertado con el pívot. Spriggs sigue levantando una espectación mediática enorme pero cuando regresa no es capaz de encontrar su sitio en la pista. Los medios especializados le critican porque no tiene tiro para suplir a Townes, pero eso era algo que ya se sabía antes de ficharlo... Corbalán hace lo posible por integrar al americano en el engranaje madridista pero Spriggs no se adapta ni dentro ni fuera de la pista. Spriggs cuaja buenas actuaciones pero no acaba de convencer al igual que el propio Real Madrid, que se ve con pocas opciones para llevarse algún título importante.
En la Copa de Europa el Madrid llega a la liguilla semifinal, pero no pasa de ahí. En casa llegan los playoffs y el Madrid es eliminado por el Cajabilbao del mítico Joe Kopicki y las críticas caen ya por todas partes. Aunque la crítica generalizada a Spriggs era 'es un paquete' la realidad era bien distinta (promedió más de 20 puntos y 5 rebotes por partido). ¿Porqué la afición tenía esa imagen de él? En primer lugar por su estado físico que le hizo perderse un montón de partidos y mermar su rendimiento. En segundo lugar porque cuando se fichaba a un americano en Europa en los 80 era para sacar los partidos adelante y marcar las diferencias y, si era un anotador excelso, mejor que mejor. En tercer lugar porque nunca se adaptó ni a la forma de jugar del Real Madrid ni a España, ya que ese era su primer año fuera de USA.
¿Tan malo era Spriggs? ¿Quién tuvo la culpa de lo que pasó? Larry Spriggs era un jugador capaz de correr la pista, de jugar de espaldas a canasta, de tirar de media distancia y de botar y pasar casi como si fuera un base. Hacía todo eso bien pero no destacaba por nada en particular. Eso le valió una larga carrera en Europa y el baloncesto FIBA (Gravelines, Fabriano Basket, Montpellier, O.I. Venado Tuerto y Oyak Renault) jugando hasta la temporada 95-96. En Italia promedió casi 20 puntos y más de 6 rebotes. En España Spriggs venía como un jugador de otro mundo que iba a marcar diferencias y en realidad era un jugador para hacer su labor y mejorar al resto. Se le acomodó al puesto de Linton Townes, que era un tirador puro, y al final como se encontró mejor fue al poste y corriendo ya que no era un tirador (lo curioso es que sus porcentajes de T3 acabaron cerca del 40%). Si a eso le sumamos la derrota frente al Cajabilbao... estaba claro que Spriggs no renovaría.
Muchos colegas suyos le defendieron en su momento. John Pinone decía que el Madrid no sabía utilizarle, que no conseguían jugar con él en condiciones de ventaja al poste. Sin embargo Larry Spriggs pasará a la historia del baloncesto español como el primer 'mediático con anillo' que fracasa. De manera bastante injusta, eso también es verdad. ¡Clasicorros saludos!

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog