Revista Literatura

EL MITO DE LILITH, LA REBELDE (Primera Parte), POR TOMÁS MORENO

Publicado el 09 febrero 2014 por Francisco Donaire

Para nuestra aclamada sección de Microensayo del blog Ancile traemos hoy un nuevo y espléndido trabajo del profesor y filósofo Tomás Moreno titulado El mito Lilith, en dos partes, de las cuales ofrecemos la primera bajo el nombre de La rebelde.

EL MITO DE LILITH, LA REBELDE (Primera Parte), POR TOMÁS MORENO

EL MITO DE LILITH, LA REBELDE

EL MITO DE LILITH, LA REBELDE (Primera Parte), POR TOMÁS MORENO

EL MITO DE LILITH, LA REBELDE (Primera Parte)

1. Lilith, la Pandora hebrea

Si Pandora, la primera mujer de la mitología griega, es la fuente del mal y de todas las calamidades que aquejan al género humano, Lilith, la primera esposa y compañera de Adán según la mitología hebrea talmúdica, podría ser considerada también como responsable de innumerables males para los hombres y -desde una moderna lectura feminista- origen de la insumisión femenina frente a las imposiciones patriarcales. Según un viejo midrash talmúdicodel siglo XII ( Génesis Rabba), Lilith fue la primera mujer que Adán conoció. Aunque su nombre no aparece en el Génesis bíblico, sí hay una referencia a ella en la Escritura, concretamente en Isaías (34, 14-15), en donde el profeta dice que Lilith vive entre las ruinas desoladas del desierto edomita, donde le acompañan los sátiros ( se'ir), búfalos, pelícanos, búhos, chacales, avestruces, víboras, serpientes, buitres y cuervos. Otros han señalado que no es en los textos hebreos sino en el célebre poema de Gilgamesh donde, con el nombre de Lillake, encontraríamos su más antigua referencia escrita.

Para EL MITO DE LILITH, LA REBELDE (Primera Parte), POR TOMÁS MORENORobert Graves, Lilith, la mujer demoníaca, seguramente se inspiraba en un modelo asirio-babilónico. Román Gubern señala, por su parte, que existe un parentesco lingüístico entre las palabras sumeria lulti (lascivia) y lulu (libertinaje) y es probable que durante su cautiverio en Babilonia los judíos se familiarizaran con estos conceptos al imaginar a Lilith. En su libro Actitudes Patriarcales. Las mujeres en la sociedad , Eva Figes ha señalado que fueron los escribas rabinos de Praga -basándose en el relato del citado midrash apócrifo del XII- los que llevaron a cabo la manipulación del mito de Eva, creando en siglos más tarde el arquetipo de Lilith para hacerla responsable de todas los males y catástrofes que se han abatido sobre el mundo desde la creación, en oposición y contraste con el arquetipo de Eva como representación de la mujer sumisa y débil, modelo y madre de la raza humana.

Según el midrash Génesis Rabba - en el que se narra la creación de esta primera mujer con el nombre de Lilith, antes del alumbramiento de Eva a partir de una costilla de Adán- Dios habría realizado tres tentativas sucesivas para encontrar una compañera ideal a Adán; todas ellas, incluso la tercera (Eva, tan familiar a todos), acarrearían desastrosas consecuencias para los hombres. Lilith la primera esposa, la auténtica primera mujer de Adán, era de índole tal que ningún hombre habría conseguido dar cuenta de ella, ya que reunía los peores defectos que podamos imaginar. Infinitamente más demoníaca que la apacible Eva y a todas luces más apta para sugerir y provocar el Mal.

Y para justificar su fue empastada por el Creador con otro material distinto al utilizado para crear al primer hombre, Adán: "Entonces Dios creó a Lilith, la primera mujer, como había creado a Adán, salvo que utilizó inmundicia y sedimento en vez de polvo puro" ( malvada condición, los sutiles escribas judíos habían encontrado una solución: Lilith , Yalqut Reubiniad Gen. II. 21; IV. 8). Lilith es creada por Dios como compañera de Adán y a petición de éste, pero el enfrentamiento entre ambos va a dar lugar a la creación ulterior de Eva, de la propia carne o del propio cuerpo del primer varón.

El mito de la Lilith rebelde y emancipada se inicia cuando ésta se niega a dormir debajo de su marido, en posición yacente y subordinada:

Adán y Lilith nunca encontraron la paz juntos, pues cuando él quería acostarse con ella, Lilith consideraba ofensiva la postura recostada que él exigía '¿Por qué he de acostarme debajo de ti?' -preguntaba-. 'Yo también fui hecha con polvo y por consiguiente soy tu igual'. Como Adán trató de obligarla a obedecer por la fuerza, Lilith, airada, pronunció el nombre mágico de Dios, se elevó en el aire y lo abandonó ( Num. Rab. 16. 25).

Tras quejarse Adán a Dios por el abandono de su compañera, éste envió a tres de sus ángeles para que hicieran regresar a Lilith. La encontraron junto al Mar Rojo, región que abundaba en demonios lascivos, con los cuales Lilith había engendrado innumerables lilim, a razón de más de cien por día. Se dice que Lilith, tras su rebelión contra la imposición divina, devolvió la amenaza, convirtiéndose en un peligro para todos los niños y para los hombres: "Lilith y Naamá no sólo estrangulan a los infantes, sino que también seducen a los hombres que sueñan, cualquiera de los cuales, si duerme solo, puede ser víctima" ( B. Shabbat, 15 1b).

De ahí las múltiples leyendas referentes a que Lilith acostumbraba salir por las noches en busca del semen de los hombres, mientras éstos dormían, para fertilizarse y crear demonios. De modo que Lilith y Naamá, igual que las lamias griegas anteriores a ellas y que los súcubos cristianos medievales, que vendrían después, controlaban los cuerpos de los hombres durante su sueño, tal era su poder maligno.

Resulta significativo también que, igual que las brujas acusadas en la Europa cristiana como responsables de muertes de niños, ellas también cometiesen el mismo delito, estrangulándolos. Lamias, rameras, ogresas, brujas y diablesas son, pues, una y la misma cosa: variaciones de la misma mujer depredadora y castradora, antinaturalmente devoradora y rebelde. Lilith fue realmente el primer ejemplo, el primigenio, de esa "horrible criatura" demonizada que -tras sus distintas metamorfosis asirio-babilónica, grecorromana, judía y medieval- se encarnará más tarde en la figura de la mujer emancipada y perversa o de la femme fatale.

La influencia de esta leyenda en la mentalidad popular, hizo que Lilith pasara a la posteridad como un híbrido entre mujer y demonio, que acosaba a las parturientas, robaba a los niños de sus cunas al caer la noche y seducía a los hombres con sus artimañas. Lilith representa la más remota personificación de la brujería y de todo lo maligno que en la mujer pueda verse. Esta virago quedó rondando como una arpía los confines de la civilización, trayendo de este modo al mundo la desgracia.

Eva Figes ve en esta creación estercolaria de Lilith, de la tradición hebraica, un caso más de la disociación de la imagen femenina: Eva o la maternidad, Lilith o la sexualidad incontrolada e infanticida: "Una vez más, el hombre escinde en dos la imagen de la mujer: la mujer buena es asociada con la maternidad y la pureza, y la mala con la sexualidad incontrolada y, puesto que significa el polo opuesto al de la buena madre, también la asocia con el asesinato de niños". En la creación de dos esposas para Adán (si no tomamos en cuenta la del medio, la segunda, aludida sólo de pasada y

EL MITO DE LILITH, LA REBELDE (Primera Parte), POR TOMÁS MORENO

demasiado repulsiva físicamente para que Adán) podemos ver la disociación entre maldad y sexualidad, por un lado, y maternidad, por otro, que culminará en la imagen de la Virgen María.

Eva sería la madre de la humanidad, mientras Lilith sólo alumbró demonios y calamidades. Por supuesto, el colmo de la imagen de la madre buena era de quien jamás hubiera conocido o despertado el deseo sexual. Esta tradición hebraica, rabínica y cabalística, o el propio mito hebraico de los orígenes, en su severa e ingenua inocencia, han influido real y profundamente en el modelo occidental de la feminidad.

Para Eva Figes, Lilith es, en fin, una imagen recurrente de la feminidad independiente, emancipada, autónoma y rebelde, tan denostada y repudiada en la sociedad patriarcal que un tardío patriarca judío (Freud) llegó a reflejarla como hostil al hombre y causa y raíz de las desavenencias y conflictos entre los sexos, sobre todo, en un célebre pasaje de El tabú de la virginidad, en donde el maestro psicoanalista alude a la (imaginaria y omnipresente en sus textos) envidia del pene, por donde se daría curso a la hostil amargura que las mujeres sienten contra los hombres, nunca del todo ausente en las relaciones entre los sexos.

Freud no cesa de referirse a esas fuerzas "arcaicas" que laten en las mujeres y transfiere la pugna macho-hembra al interior mismo de la mujer. Su concepción de la mujer -dulce, sumisa, obediente, en permanente minoría de edad, dependiente del varón- está en las antípodas de lo que Lilith representa. "Los aspectos masculino y femenino de vuestro carácter están en conflicto", viene a decir a las mujeres, "y de vosotras depende que gane el femenino. De otro modo, no serás una verdadera mujer y no podremos amarte".

Que Freud defendía una posición atrincherada, exactamente igual que los patriarcas hebreos, resulta obvio si consideramos sus objeciones a las ideas liberadoras para la mujer de John Stuart Mill, expresadas en una carta a su novia, Martha Bernays . Trivialidades tales lo que reflejan es, concluye Eva Figes, la mentalidad machista y patriarcal impuesta en su época tanto al varón como a la hembra, prejuicio que le impidió llegar a conocer verdaderamente a la mujer y por ello la mujer "fue siempre para él un enigma".


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas