Magazine

El pañuelo amarillo de la felicidad

Publicado el 23 enero 2010 por Gcpg
El pañuelo amarillo de la felicidadDirigida por en 1977 por Yoji Yamada sobre la novela de Pete Hamill es una road movie protagonizada por Ken Takakura, Chieko Baisho, Tetsuya Takeda y Kaori Momoi.
Después de romper con su novia, Kinya Hanada (Tetsuya Takeda), un joven bastante fantasma y macarrilla, incluso en le época de los 70 en que se desarrolla la película, decide comprarse un coche de segunda mano y marcharse a recorrer la isla de Hokkaido, situada al norte de Japón. Allí conoce a Mitsue(Chieko Baisho), una chica bastante tímida que también acaba de terminar una relación sentimental. Durante el camino recogen a Yusaku (Ken Takakura), un hombre de mediana edad, bastante reservado y misterioso. A lo largo del viaje, a medida que los personajes se conocen con más profundidad, van aflorando sus sentimientos y sus inseguridades y vemos como evoluciona cada uno de ellos gracias a la influencia de los otros.
Lamentablemente, la ficha de filmaffinity, al igual que otras reseñas publicadas sobre esta película, son, a mi juicio, bastante desafortunadas, ya que en su afán de explicar el título, en sus sipnosis incluyen información sobre el argumento que no se muestra al espectador hasta bien avanzada la película, desvelando desde un principio el halo de misterio que rodea al personaje de Ken Takakura. Si alguien tiene la intención de ver esta película, debe evitar a toda costa leer alguna de estas reseñas, pues corre el riesgo de saber de antemano las respuestas, incluso antes de que se planteen las preguntas.
El pañuelo amarillo de la felicidad
Siguiendo el esquema clásico de "el prota" y "la chica", Kinya (Tetsuya Takeda), debería haber sido el protagonista de la historia, pero una soberbia interpretación de Ken Takakura hace que la película gire entorno suyo. Como toda road movie que se precie, tiene los suficientes momentos cómicos y dramáticos para conseguir que el desarrollo de la trama sea fluido y ligero, sin que por ello pierda ni por un solo momento la fuerza y la delicadeza con que son retratados los personajes.
Como la mayoría de las películas japonesas, pierde bastante con el doblaje, pero, para tranquilidad de los enemigos de la "lectura", en este caso, el doblaje no suena tan falso como en otras película japonesas más antiguas y se puede disfrutar perfectamente, aunque no tanto, en versión doblada. tanto.
En el año 2008, Udayan Prasad hizo un remake de esta misma película, y según consta en IMDB no se ha estrenado en España.

Volver a la Portada de Logo Paperblog