Revista Talentos

El referendo y el ilustre matemático de la UNAM

Publicado el 22 febrero 2016 por Perropuka
El referendo y el ilustre matemático de la UNAM

Finalmente salió el sol esta mañana, por lo menos en lo que al cielo cochabambino atañe, luego de esconderse durante dos horas y algo más. Por un instante me invadió la zozobra pensando que se hacía realidad el terrible vaticinio del vicepresidente, quien pocos meses atrás, había lanzado su célebre cuarteta en una de sus acostumbradas arengas a la multitud. Gesticulando  como él sólo sabe, había advertido a los súbditos plurinacionales que sin la bendita presencia de Su Excelencia todo el país se sumiría de nuevo en las tinieblas, tal como podemos descifrar de estas enigmáticas palabras: Si Evo se va / el sol se va a esconder/ la luna se va a escapar/ y todo será tristeza…Coincidentemente, esta semana la luna está apareciendo poniendo rumbo al plenilunio y esperemos que esta noche no se vaya a escapar para siempre, pues el resultado del referendo por la reforma a la Constitución de ayer domingo ha dictaminado que S. E. debe empezar a alistar las maletas pese a sus intentos de atornillarse al trono de Palacio Quemado. En lo que acertó plenamente el marxista de los trajes Armani, fue en anticipar la tristeza mal disimulada del bando oficialista, luego de meses de intensa campaña donde no faltaron los bailes, inauguraciones y demás jolgorios. Semanas atrás, S.E, confiado en su infalibilidad, había sentenciado que ganaría con más del 70%, sin duda respaldado por sus resultados anteriores. Como es sabido en todo el planeta, los bolivianos volvimos a vivir otra “fiesta democrática”, con la cual seguramente se refieren al cúmulo de incidentes grotescos que se repiten en cada elección y en la que los ciudadanos estamos invitados a la fuerza. Como no podía ser de otra manera, este domingo fuimos testigos de quema de ánforas por falta de actas o papeletas, intentos de delegados oficialistas de anular mesas con cualquier pretexto, que alguno de estos fuera pillado portando medio centenar de papeletas marcadas, que luego aparezcan actas con los resultados volcados, entre otros detalles de pequeños actos fraudulentos que se suman a las falencias e incompetencias del órgano electoral. Y al final de jornada, el anuncio de que todo fue una fiesta. Y tienen razón.

Pero el fraude mayor se puede cometer entre las sombras, entre las cuatro paredes del tribunal electoral y con toda calma. Ya lo demostraron en la elecciones regionales de 2015 donde hicieron ganar, con anulación de candidaturas e insólitas interpretaciones de las votaciones, a candidatos del oficialismo en plazas disputadas. Mayor razón todavía para desconfiar son los conteos a boca de urna que las dos empresas encuestadoras autorizadas publicaron a las ocho de la noche de ayer donde una estimaba que la opción del No había ganado estrechamente con el 51% contra el 49% del Sí y la otra ampliaba la diferencia entre un 52,3 % por el No y un 47,7 del Sí.

El referendo y el ilustre matemático de la UNAM

El caudillo anunciaba que iba a arrasar como de costumbre

Eso fue suficiente para que sectores opositores y demás simpatizantes saltaran a las plazas de las principales ciudades a celebrar como si fuera la Copa del mundial de fútbol. Sobre todo después del anuncio de que en las nueve ciudades capitales se había impuesto el No con rotundidad, con la excepción de la ciudad de El Alto, que merece otra consideración aparte. Ridícula oposición que saltaba de alegría como si el triunfo fuera suyo y no debido a la reacción de la ciudadanía ante las amenazas de tiranía que se cernían sobre la nación. Pero más patética aún fue la intervención posterior del vicepresidente que a eso de las diez de la noche salió a dar la posición oficial del gobierno. Después de las felicitaciones de rigor al comportamiento del electorado, sacó a relucir sus dotes de sofista que parece haber aprendido en las aulas de la UNAM y no así los conocimientos requeridos de su trucha licenciatura en Matemáticas que gustaba relucir en su biografía hasta que fue pillado recientemente que carece de título.  Bien recuerdo que en Alemania y algún otro país europeo, ministros y otros altos funcionarios han renunciado vergonzosamente por plagios de tesis u otras irregularidades de su formación profesional. Pero este es el país de las maravillas donde sin titulación se puede sentar cátedra, como nuestro privilegiado personaje que, según él, toda su creación intelectual le avala y no unos simples papeles.A tal punto llega su suficiencia que en ningún momento reconoció los resultados, más bien se explayó en asegurar que se estaba ante un claro “empate técnico” y que los datos podían cambiar de “forma drástica” y que “nadie había ganado ni perdido”, amparándose en los votos de las zonas rurales que siempre han sido favorables al masismo. Lo que el sesudo calculista parece ignorar es que el campo se va despoblando paulatinamente -corroborado por el último censo de población- y crecen las zonas metropolitanas. En gran parte de los sectores urbanos el oficialismo fue derrotado con amplia diferencia y la tendencia no iba a cambiar mucho. A menos que…

Una actitud de amenaza velada parecía transmitir el semblante arrogante del Vice al anunciar que era “altamente probable que las cifras se modifiquen” y que los opositores no cantaran victoria, “no vaya a ser que el festejo forzado se convierta en llanto generalizado”, terminó de puntualizar en tono de sorna. Con un aparato electoral funcional a los intereses gubernamentales no se puede asegurar nada. A la espera de resultados oficiales, entonces. Una semana es demasiado tiempo para aclarar las cosas, o para enturbiarlas.

El referendo y el ilustre matemático de la UNAM

La desazón en el rostro dice otra cosa



Volver a la Portada de Logo Paperblog

Sobre el autor


Perropuka 231 veces
compartido
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta

Revista