Revista Talentos

El síndrome de Peter Pan

Publicado el 03 febrero 2015 por David García @cheriosky

El síndrome de Peter Pan
Un día te despiertas y te das cuenta que todo a tu alrededor ha cambiado...
Hay pocas cenas con el grupo de amigos y cuando las hay, son a restaurantes con buen vino y carta, de postré y café. Antes ibas al restaurante con el vino de la casa más barato, sin importarte demasiado la comida, lo que importaba era salir corriendo a tomarse unas copas.
Ahora vas a comidas. Miras, todo lo que te rodean son parejas y los temas de conversación rondan el trabajo, la mudanza, el piso nuevo y los planes de boda. Antes las comidas eran en el campo, donde pasabas la resaca del día anterior bebiendo cerveza en la piscina, sin poder deshacerte de las gafas de sol. En esas comidas se comentaba las aventuras de la noche anterior.
Los domingos por la tarde teniendo suerte te los pasas en el sofá de casa viendo películas con tu pareja. Antes quedabas con los amigos para reconstruir la noche anterior, puesto que tú tenías vacíos temporales y tus colegas también.
Tu única preocupación era ese examen de econometría que te quitaba el sueño. Te ibas a la biblioteca con tus compañeros y aprovechabas para echarle un ojo a [email protected] [email protected] de la uni y a quién le ibas a tirar ficha en la próxima fiesta universitaria. Ahora quedas para tomar un café muy de vez en cuando para hablar de la triste de faena que te roba 8 horas al día.
Antes se hablaba de los ligues que tenía cada uno, y qué hacía con cada uno de [email protected] Ahora sólo se habla de planes de boda, embarazos, pedidas de compromiso, bautizos, hijo. De repente hay dos embarazadas en tu grupo, tienes una boda este año, y todos tus amigos están emparejados y si no viven juntos, ya están pensando en mudarse.
Antes la vida era una locura, cada momento era diversión pura, fuese lo que fuese, disfrutabas todo. Ahora te despiertas y te das cuenta que las cosas son diferentes. Si tú cambias con el tiempo y te adaptas a las nuevas condiciones; perfecto.
Pero si tienes un espíritu libre, rebelde, joven, impulsivo, loco, sinvergüenza y tripolar, entonces sabrás que esta vida de adulto empedernido te parece un auténtico aburrimiento. Si no tienes el instinto materno-paternal despierto, te asusta el compromiso, las bodas e irte a vivir con tu pareja y quieres salir los fines de semana sin censura…si siempre prefieres el antes que el ahora…entonces padeces el síndrome de Peter Pan, y estás atrapado en el tiempo.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revista