Revista Talentos

Erase una vez...

Publicado el 05 abril 2012 por Pluvisca
Estos dias me quedo por aqui, por mi casa quiero decir, pero vendra gente a casa asi que igualpublico poco y no entro tanto en vuestros blogs, no se, pero por si acaso.


Os dejo un cuento...

Erase una vez...

Ilustración:  Daria Kudla.



Caperucita se comió al lobo, si si, se lo comió, os explico:


Salio Caperucita a jugar al campo que tenía enfrente de su casa (que era de protección oficial ) y buscando hojas para hacer un colage vio una pata negra detras de un arbusto...se quedo quieta y casi sin respirar...al rato, retrocedió muy despacito y se fué a buscar a su amigo Cesar, un niño robusto y bajito que vivia en el 4º 3ª de su bloque. Le explico que había visto una pata negra y que estaba segura que era un lobo y como sabía que el tenía un gran tirachinas, le había ido a buscar...Cesar se quedo un rato pensando, no mucho porque era bastante tocho y al final le dijo que vale que le ayudaría  a cazar al lobo.


Se fueron al campo y muy despacio se acercaron al lugar donde Caperucita había visto la pata negra...Casi flotando para que no les oyera, prepararon el tirachinas con un gran pedrusco y zassssssssss, le dieron en toda la cara...el lobo que no se lo esperaba...estaba el pobre meditando si comer de un container o de un cubo de basura...se quedo, atontolinado, estirado sobre la hierba...Entonces Caperucita y Cesar llamaron a la lobera para que lo vinieran a recoger. Al rato vinieron dos chicos, cogieron al lobo, lo colocaron sobre una camilla verde y se lo llevaron...
Y a los pocos dias fue adoptado por matrimonio de campesinos que le llevaron a su granja y por fin el lobo pudo campar a sus anchas sin tener que rebuscar entre basura ciudadana.


Y asi es la historia, otra que no se parezca a esta es totalmente falsa.


Teresa

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Sobre el autor


Pluvisca 13 veces
compartido
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta

Revista