Revista Literatura

Explora tu pasión

Publicado el 26 noviembre 2013 por Migueldeluis

¿Sabes lo qué quieres hacer, pero no cómo hacerlo? ¿Vislumbras que te gustaría emprender pero no tienes ninguna idea concreta? No sé si has llegado al lugar adecuado porque yo tengo ese mismo problema y solo estoy empezando el camino. Quizás si lo recorremos juntos lleguemos a nuestra meta. ¿Vienes conmigo?

Cuando me senté a escribir estas líneas no sabía cómo te iban a ser de utilidad. Lo iba a titular “explorando mi pasión”, pero, francamente, ni que fuera yo una historia del pop. ¿Cómo te iba a interesar eso? Y aunque lo hiciera, ¿cómo te iba a ayudar? Esto es un blog, no un diario privado. Por eso voy a tratar de pasar de mi experiencia concreta a sus implicaciones más generales.

Mi experiencia

Hace aproximadamente un mes publiqué Encuentra tu pasión, un artículo que, con el mismo esquema de éste, exploraba mis posibles alternativas a través de un brainstorm. Estas fueron las ideas que llovieron.

  • Juegos de rol
  • Wargames
  • Libros-Juegos
  • ¿Resumir?
  • Historia
  • Ciencia Ficción
  • Ficción Interactiva
  • Productividad y Minimalismo
  • ¿Los haikus?

Meditando

Vino después un lento proceso de introspección, esparcido a ratos a lo largo de varios días. Yo no medito en zazen ni con incienso, sino que prefiero disfrutar de paseos largos y tranquilos. Supongo que ya paso demasiado tiempo sentado como para encima meditar de esa manera. O quizás sea que no sea budista y no esté en mi tradición. En fin, pasear, escribir y leer son, por este orden, los medios de meditación que me van mejor. Normalmente dejo vagar la mente tranquila, sin darme prisa, con la fe de que pronto se centrará ella sola y sin esfuerzos en lo que quiero meditar. Si me interrumpen… bueno ya sé que me interrumpirán paseando, el mundo no se para porque yo medite, y si no es un pájaro, será una flor, pero como no tengo prisa, no lo tomo como una pérdida. Simplemente le dejo ir como llegó y vuelvo a lo mío.

¿Qué salió

Lo primero es que yo ya no juego a rol de la forma normal. Mis partidas son en solitario y, la verdad, es que bastante espaciadas en el tiempo. Si alguien se pregunta como se puede jugar a un juego de rol —de los de mesa y dado— en solitario, que busque Mythic Game-master emulator” y se sorprenderá. A lo que vamos, la verdad es que me he ido alejando de ese mundo, hasta ocupar una parte muy pequeña de mi vida. Lo mismo puedo decir de los wargames.

En cuanto a los haikus no quisiera vivir de ellos. Me parece que poesía no rima con dinero y hasta es bueno que sea así. Por supuesto, uno podría convertir la poesía en un producto, pero después de hacer esos productos todavía tendría que hacer poesía. No sé si me entendéis. Por otra parte es una cosa que solo hago intermitentemente, cuando siento la necesidad de hacer poesía, pero eso solo me pasa por brotes.

Meditación por descarte y meditación positiva.

Mis primeras meditaciones, ya lo has visto, consistieron en descartes. En decir que es lo que no quería o debía hacer. Pero el “no” es una mala guía para el camino. Imagínate que me preguntas por el camino a Granada y te respondo que no salgas al oeste de Antequera, ni al sur de Málaga, que evites Valladolid y que, por tu madre, no te acercaras a Santander. ¿Te serviría eso para llegar a Granada? Tampoco sirve para ir a ninguna parte con tu vida.

Poco a poco, con la mente más en calma tras los descartes —ya ves que sirvieron para algo— pude centrarme, casi sin intentarlo en qué es lo que quería hacer de verdad. Y me di cuenta de que al final la vocación, la pasión, es una cuestión principalmente ética. Se trata de ver que valor quieres desarrollar más; el resto son solo medios. Es raro que nazcas con la vocación de diseñar aplicaciones de ordenador, por ejemplo. Desde el punto de vista evolutivo es imposible. Lo que sí puede ser es que te guste hacer herramientas y esas herramientas, hoy en día, resulta que son aplicaciones.

En mi caso me dí cuenta de que lo que yo quería es ayudar a que la gente viva como debe vivir, encontrando y desarrollando lo más profundo de ellos mismos. Esta vena me sale en todo, desde la ficción hasta los juegos, pero ocupa una posición destacada en este mismo blog.

¿Mi pasión se llama SabiaVida?

Después de esta meditación todavía me queda más de una opción. Hay múltiples maneras de desarrollar mi pasión y SabiaVida empezó como poco más que un hobby. Ha tenido altibajos y en mas de una ocasión he estado a punto de abandonar. Pero aquí sigue.

Por eso voy a centrarme en SabiaVida. No es que abandone el resto de mi vida. Ni puedo hacer eso, ni tampoco quiero, pero sí que SabiaVida va a cobrar todo el protagonismo que pueda darle. Veré que evolución tiene esto de aquí hasta finales de Enero de 2014; cuando os ofreceré mi evaluación. De momento, deseadme esfuerzo, que la suerte se encuentra trabajando.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas