Revista Talentos

La tetería de la calle San Fernando

Publicado el 08 enero 2016 por Javier Sánchez Menéndez @JSMenendez
Acudo a la tetería de la calle San Fernando. Me siento en uno de los veladores para poder fumar mientras contemplo el paso de viandantes y ciclistas. La primera vez que fui allí lo hice acompañado. Dudamos si acomodarnos dentro o fuera. Pensábamos que el ruido del tranvía podía molestar nuestra conversación. Optamos por quedarnos en la calle.Siempre pedíamos lo mismo: té marroquí y unos diminutos dulces árabes que saben a gloria. Hablábamos, fumábamos (mi acompañante unos puritos pequeños que olían bien, pero sabían a rayos), volvíamos a hablar. Desmenuzábamos el panorama literario, los autores, las promesas y las consagraciones que comenzaban la beatería.Anotaba en un cuaderno marrón los comentarios que me impresionaban. Aprendía, escuchaba, intervenía. Mi acompañante no se cortaba, estábamos cómodos, se había establecido un lenguaje mágico coherente. Bastaba hacerlo un par de veces al mes, lo suficiente y necesario para alimentar la carne y el espíritu.
Hoy acudo de nuevo a la tetería de la calle San Fernando. Lo hago solo. Mi acompañante un día dejó de acudir por fuerzas mayores. Aun así, prosigo la conversación con el fantasma de Rafael Suárez Plácido, que, muy de cuando en cuando, me avisa para tomar esos pasteles y el té marroquí.La tetería de la calle San Fernando

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Sobre el autor


Javier Sánchez Menéndez 2575 veces
compartido
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta

Sus últimos artículos

Revista