Magazine

Los 8 pasos para el éxito en el trabajo o los negocios

Publicado el 02 marzo 2013 por Hadamadrina

¿Te has preguntado alguna vez qué hacen las personas con éxito para conseguirlo? ¿Cómo han llegado a tener tanta “suerte” o a ganar tanto dinero? ¿Cómo ese amigo que admiras tanto ha conseguido realizar los sueños que siempre has tenido y aún no has logrado?

En definitiva, ¿cuál es el secreto para el éxito?

En primer lugar, no se trata ni de suerte ni de venir de una familia acomodada para lograr tener éxito en tus propósitos.

Se trata de tener constancia en conseguir una meta, concienciarse sobre ello, y trabajar duramente para conseguirlo, esforzarse.

Es cierto que hay personas que por su clase socioeconómica de origen tienen más facilidades para conseguir metas en su vida, y que otras personas, por mucho que se esfuercen podrán conseguir metas con un resultado limitado (por ejemplo, quienes viven en países subdesarrollados o con un régimen totalitario).

Sea cual sea la situación de partida, estos 8 pasos para el éxito en el trabajo o los negocios si se cumplen a rajatabla ayudan a conseguir resultados. Veámoslos uno por uno:

1. Actitud positiva:

Es el primer factor a tener en cuenta pues es el más importante. Levantarte todos los días con una actitud positiva hacia tí mismo y hacia tu entorno, te ayudará a valorarte más como persona, a apreciar más las cualidades positivas de quienes te rodean, y a visualizar de forma más clara las oportunidades que te brinda tu país para conseguir tus metas.

Por ejemplo, durante los últimos años en España, los medios de comunicación inundan a los ciudadanos con noticias pesimistas sobre la crisis económica, la prima de riesgo, el desempleo, la corrupción de los políticos, y la injusticia general hacia los ciudadanos.

Si os levántais todos los días con estas creencias negativas sobre el país, que representan sólo una parte de la realidad (cierta sí, pero sólo una parte), os perdéis analizar todas las cosas positivas que podéis conseguir viviendo en vuestro país (inclusión en la Unión Europea, democracia, libertad de expresión, ayudas a la formación de desempleados, sanidad pública, etc).

No permitáis que los medios de comunicación vulneren vuestra actitud positiva y os infundan pesimismo.

Creed en vosotros mismos y en vuestras capacidades personales para conseguir metas. Sed orgullosos y optimistas. Está demostrado que las personas optimistas obtienen mejores resultados que las pesimistas, debido a su actitud positiva.

2. Puntualidad:

La puntualidad es uno de los pocos factores que un seleccionador puede evaluar en una entrevista de trabajo.

Cuando acudáis a una entrevista de trabajo, procurad llegar siempre unos 10 – 15 minutos antes, os aseguráreis de que llegáis a tiempo, y al finalizar la ronda de entrevistas será un detalle que se tendrá en cuenta.

Por supuesto, cuando estéis trabajando, la puntualidad en la hora de llegada al trabajo es muy valorable por los superiores, así como la puntualidad en terminar los trabajos a tiempo.

Si tenéis negocios, sed puntuales en la reuniones de trabajo, no sólo con clientes (fundamental para el crecimiento del negocio), sino también con los proveedores (su tiempo es igual de valioso que el vuestro y también les hace ganar dinero, con lo cual, aunque seas un cliente que les pague mucho, no les hagas a tus proveedores perder su tiempo), y también sed puntuales con los candidatos a un proceso de selección.

Si los candidatos son puntuales, pero quienes los entrevistan no lo son, la primera impresión que se llevan los candidatos es que en esa empresa no se respeta la puntualidad y que les han hecho perder un poco el tiempo esperando, cuando ellos sí han sido puntuales, y en cierto modo, esta acción demuestra una falta de respeto hacia los candidatos. Es un simple detalle, pero debe evitarse.

3. Estar preparado:

Como decía el Duque de Wellington: “No es que sea fácil vencer a los españoles porque no sean valientes, que sí lo son … Es fácil vencerlos porque nunca nunca están preparados”.  Esta frase tiene su origen en el recuerdo de la derrota de la Armada Invencible, cuando los ingleses aprovecharon la noche para atacar a la flota de los españoles, que estaban desprevenidos (no preparados para la batalla).

Estar preparado significa, en pocas palabras, tenerlo todo listo antes de realizar cualquier acción, o tener todas las cosas previstas ante cualquier acontecimiento que pueda suceder.

Por ejemplo, si vas a presentarte a un examen, estudia todo el temario de forma que termines de aprender todos los temas con una antelación de minimo 1 día a la fecha del examen, para dedicar ese último día sólo a repasar y memorizar mejor todo.

O si coges el metro todas las mañanas para ir a trabajar, ten preparado tu billete en el bolsillo antes de llegar a la estación, para evitar perder tiempo en sacarlo de tu cartera, por ejemplo.

Si debes presentar documentación un día determinado, tenla toda preparada con al menos 1 semana de antelación, siempre pueden surgir atrasos por cualquier detalle y si vas el último día, por ejemplo, a renovar tu DNI, puede que pierdas el plazo para realizar otras gestiones que te interesen, como presentarte al examen de conducir, o al dejar tu DNI en el momento de una contratación laboral, que vean que está caducado, da muy mala imagen.

Si te vas de viaje y has de coger un avión, ten lista tu maleta el día anterior, no dejes nada para última hora, y llega al aeropuerto con más tiempo de antelación que el que indica la compañía con la que vueles, así subsanarás posibles imprevistos y serás de los primeros en la cola para subir al avión y coger asiento. Lo mismo si se trata de un tren, o un viaje en coche con amigos.

Y así podríamos seguir con muchos ejemplos.

4. Trabajar al 100% hasta cumplir objetivos o más:

Que no es lo mismo que “trabajar hasta cumplir el 100% de objetivos”. Existe una gran diferencia.

Las empresas exigen que los empleados lleguen a un nivel mínimo de cumplimiento de objetivos, pero si un empleado supera con creces ese nivel de forma continua, tiene muchas más posibilidades de ser ascendido en la empresa, y lograr antes sus metas profesionales, que pueden ayudarle también a conseguir otras metas personales (ambición, superación personal, vivir en una casa más grande, un coche mejor, etc.)

Es importante visualizar a diario tus metas personales para que te den fuerzas para esforzarte al máximo en tu rendimiento laboral y así alcanzar tus metas profesionales con las que podrás hacer realidad las anteriores.

Esto es aún más relevante si tienes un negocio, cuanto más esfuerzo, dedicación y concentración pongas en el logro de tus objetivos empresariales, más pronto llegarás a los mismos, y antes podrás satisfacer otras metas personales.

5. Repasa:

Comprueba que todo lo que has realizado está en orden y bien hecho.

Si vas a enviar tu Curriculum a ofertas de empleo, repásalo antes, siempre habrá algo que añadir o modificar para mejorarlo, al igual con las cartas de presentación.

Si un día tienes una presentación en público, repasa antes de la hora de la exposición todo el contenido o imágenes, y tu tono de voz o argumento verbal de la presentación.

Así como si se trata de un vídeo, exposición de fotografías o pinturas, repásalo todo antes, siempre hay detalles que se escapan, y que echando un ojo se puede llegar a una ejecución excelente.

6. Mantén tu actitud positiva:

No todo en la vida es color rosa. Siempre habrán ocasiones en las que te verás desmoralizado, deprimido o triste por alguna situación o bache, como un repentino desempleo por causas no imputables a tí o tu empresa, sino a la crisis, que ocurra la muerte de alguna persona querida, o días en los que el ánimo está más bajo.

Siempre debes recordarte cuáles son tus metas y qué es lo que da sentido a tu vida, visuálizalas en tu cerebro, conciénciate, piensa en lo que quieres llegar a ser o tener, cómo quieres vivir, y verás cómo los pensamientos negativos poco a poco desparecerán y volverás a ser esa persona luchadora y fuerte.

7. Saber qué haces y por qué lo haces:

Ten claro por qué tienes un trabajo en un determinado sector o en una determinada categoría. ¿Te va a ayudar a desarrollar una carrera profesional? ¿O es un trabajo de subsistencia?

¿Por qué estudias una determinada carrera universitaria? ¿Vas a dedicarte a tu titulación universitaria en tu futuro profesional? ¿O sólo estudias una carrera para presentarte a unas oposiciones a conserje?

¿Por qué tienes tu propio negocio? ¿Te merece la pena asumir la responsabilidad de ser empresario? ¿Hasta dónde quieres llegar siendo empresario? ¿Cuánto estás dispuesto a arriesgar? ¿Qué estás haciendo en la actualidad que se corresponde con tus metas empresariales y que estás dejando de hacer? ¿Por qué?

Estas son las típicas preguntas que suelen hacerse en una sesión de coaching para directivos. Pero no hace falta que seas un directivo, para que seas consciente e inteligente sobre qué haces y por qué lo haces, ¿verdad?

No te dejes llevar por las tendencias sociales o los medios de comunicación, sigue y construye tu propio CAMINO, sabiendo qué haces y por qué lo haces.

8. Toma el control:

Sé el dueño de tu propia vida, de cada uno de tus actos, una persona independiente y con personalidad propia.

Como decia Steve Jobs: “Tu tiempo es limitado, no lo pierdas viviendo la vida de otro”.

Si te encuentras en situaciones vitales en las que ves tu libertad individual como persona independiente está siendo coartada de alguna manera (por ejemplo, un trabajo en el que te sientas explotado, relaciones personales perjudiciales, vecindario peligroso, país en inestabilidad económica o política, etc.), corta con esas situaciones enseguida, aunque tengas que tomar decisiones radicales. A medio plazo, te enorgullecerás de tu valiente decisión, de haber tomado el control.

Os dejamos un enlace al vídeo del Discurso de Steve Jobs en la Universidad de Stanford en 2005 subtitulado en español, es muy motivador:

Discurso de Steve Jobs en Stanford 2005 subtitulado español

Esperamos haberos sido de ayuda y que os sintáis con más fuerza y valentía para llevar a cabo vuestros proyectos y alcanzar vuestras metas.

Y recordad… “Seguid hambrientos, seguid alocados”.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :