Revista Talentos

Metafísica popular sobre ruedas

Publicado el 08 septiembre 2016 por Perropuka
Metafísica popular sobre ruedas

En ese cotidiano rompecabezas que es la vida la gente busca de alguna manera, casi inconscientemente, trascender. Acciones, hechos, detalles que buscan darle sentido al paso inmisericorde del tiempo. Como una suerte de justificativo que le dé un valor añadido a la simple existencia. Porque no es fácil vivir ni sale gratis. La certeza de sabernos finitos nos hace más vulnerables que cualquier otra especie. Nos preocupa sobremanera irnos de este mundo sin dejar huella o aporte alguno. No creo que haya ser humano sobre la faz de la Tierra que sólo se dedique a pacer como un herbívoro. Algo hay que hacer, aunque sea lo más baladí que se nos ocurra.  Ya parece que me estoy poniendo denso, o sea metafísico. Pero no estoy por la labor. Tarea para los psicólogos, sociólogos y otros ociólogos es lo que a continuación propongo. La calle es el sitio por antonomasia donde se plasman, ocurren, aparecen todo tipo de manifestaciones populares. Carteles y letreros que quitan el hipo, señalizaciones que no entienden ni los mismos responsables de urbanismo, murales y gigantografías que causan risa, grafitis que dan mucho que pensar, etc. En mis obligados recorridos por las entrañas de mi ciudad me topo no pocas veces con situaciones llamativas, casi siempre bordeando el surrealismo. Ya hice un recopilatorio de curiosidades gráficas, que por su naturaleza estática no fue difícil conseguirlas. Salir a la caza de otras postales urbanas fue como perseguir cerdos en llamas, ya que siempre los retratados me hacían el quite o se camuflaban entre toda la fauna automovilística. Otras veces las pilas de la cámara se agotaban en el instante justo, en otras mi mano no se mantenía firme al registrar las instantáneas. Los huecos de la calzada, los postes, la vegetación, el humo, las prisas, también contribuyeron para torpedear mis afanes. Con todo, pude reunir una colección apreciable, que iré actualizando con más imágenes. Por increíble que parezca, como haciendo patente las leyes de Murphy, no pude cazar nítidamente a la inscripción que más he visto adornando las retaguardias de los coches cochabambinos y que hacen alusión al deporte más practicado en estos valles: La envidia. La frase más recurrente, “Tu envidia es mi progreso” siempre se me aparece cuando no llevo o no tengo la cámara preparada, cual si fuera una treta envidiosa del destino. Por otro lado, abundan las anotaciones que hacen referencia a Dios (“Dios es mi conductor”, “Dios guía mi camino”, “Jehová es mi pastor”) como invocación de protección contra todos los vaivenes del viaje y peligros del camino. Nada extraño, considerando que en este país de sucesos paranormales casi todo el mundo es supersticioso. Y ahora vayamos al meollo de la cuestión: ¿qué hay detrás de todas estas expresiones del alma popular? ¿qué mueve a estos filósofos de carretera a manifestarse de cualquier forma, aún a riesgo del ridículo? ¿afán de lucirse, de diferenciarse del resto, de ser más original que el otro? ¿simple provocación o rebeldía contra las convenciones sociales? ¿o solamente hay una motivación lúdica, de maliciosa diversión, de cachondeo algo infantil? ¿o son exteriorizaciones del profundo inconsciente, una extensión de la personalidad como dirían los devotos del psicoanálisis?

Que alguien me ayude porque yo no doy con la tecla, simplemente me doy por testigo. A las pruebas me remito.(Pinchar en las imágenes para tener una mejor lectura de las frases, con visor incorporado).Metafísica popular sobre ruedas
Metafísica popular sobre ruedas
Metafísica popular sobre ruedas
Metafísica popular sobre ruedas
Metafísica popular sobre ruedas
Metafísica popular sobre ruedas
Metafísica popular sobre ruedas
Metafísica popular sobre ruedas
Metafísica popular sobre ruedas
Metafísica popular sobre ruedas
Metafísica popular sobre ruedas
Metafísica popular sobre ruedas

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Sobre el autor


Perropuka 231 veces
compartido
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta

Revista