Revista Literatura

Navidad, Navidad, excesiva Navidad.

Publicado el 02 enero 2011 por Ester__3118
Navidad, Navidad, excesiva Navidad.Palabra de siete letras en la que todo lo que la compone es excesivo: NAVIDAD. Este tema me invita a ponerme delante de un grupo reducido de personas y soltar un monólogo de unos diez minutos. Por suerte, me "conformo" con escribirlo.
Navidad, Navidad, excesiva Navidad.Todo empieza cuando a mitad de octubre aparecen los primeros adornos navideños en las tiendas y se confirma con los anuncios de juguetes y perfumes que invaden los quince eternos minutos de publicidad televisiva. En diciembre instalan la iluminación de las calles, los papa noeles trepan por los balcones, correos se satura con cartas para los reyes magos y un largo etcétera hasta llegar a mi tema favorito: las comidas/cenas familiares. Un mes antes de la cena del 24 de Diciembre, padres, hijos, primos, tíos, abuelos y sobrinos se ponen en contacto para distribuirse. Que si ahora me toca con mis padres que el año pasado cenamos con los tuyos, que si en Noche Vieja no puedo, que si el día de año nuevo nos espera la tía Mari que este año come sola... en definitiva, un tetris familiar en el que todos deben quedar bien con todos. Superada la primera fase y apuntando en el calendario que te regaló la panadera dónde hay que ir cada día, es el turno de elegir la ropa. Es muy importante aquí analizar qué es lo que te pusiste el año pasado y qué es lo que te pondrás para no repetir modelito. La tercera fase es la elección y preparación de la comida y algo que nunca entenderé es por qué en estas cenas se compra para el triple de personas. El lema "mejor que sobre que que falte" por lo visto se inventó en Navidad. Además, no es solo que haya mucha comida, sino que los que cenamos de ella acabamos con la tripa más hinchada que un globo y por supuesto que aquí no se acaba, después vienen los cafés, las tartas, los polvorones, los turrones, los ferrero rocher que tanto gustan... y el "va, que solo queda uno", "el de la vergüenza". Y tú piensas, vergüenza me da levantarme con esta tripa que llevo. Y no olvidemos el momento cumbre de la noche... "¿Qué? ¿Ya tienes [email protected]?" En este instante, te ríes, miras a tus padres y si no dicen algo ellos primero, ya contestas tú intentando desviar la conversación. La cuarta fase es el apalancamiento pre-sueño hasta que finalmente te vas a casa, si es que tienes la enorme suerte de que no cenáis en tu casa porque entonces debes esperarte a que se vayan todos para limpiar, ponerte el pijama e irte a dormir. Este ritual se repite, con sus correspondientes cambios, en todas las reuniones familiares. Pero a pesar de todo esto, la Navidad gusta. Nos encantan los regalos, pasear por el centro de la ciudad, envolver juguetes...gastar dinero porque, al final y al cabo, es lo que se hace. La cuesta de septiembre se queda en plana si la comparamos con la de Enero. Cuanto más dinero gastemos, mejor. ¿Qué luego tenemos que hacer malabares y volteretas para llegar a fin de mes? ¡Bah! ¡Un día es un día! ¿Qué luego tenemos que apuntarnos al gimnasio? ¡Pues ya me apuntaré! Si lo importante en Navidad es estar con las personas que queremos en paz y armonía. Pero eso sí, el siete de enero todos estamos en crisis y además, este año, molestos con la ley anti-tabaco. (Hay que ver que mal está España...)
¡¡¡FELIZ AÑO A TODOS!!!

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revistas