Revista Talentos

No necesito Internet en el celular [Cómo me deshice de mi Blackberry]

Publicado el 06 enero 2011 por Chocobuda

No necesito Internet en el celular [Cómo me deshice de mi Blackberry]

Me encanta la tecnología y mi sustento depende de ella. Parte de mi trabajo es estar al día con nuevos protocolos de red, estándares de diseño y mil factores que determinan la producción en la industria visual.

Gracias a Internet y los avances tecnológicos es que este blog y los talleres que imparto son posibles. Estoy muy agradecido con todo el ejército de personas que han hecho posible todo mi estilo de vida.

Sin embargo hay algunas tecnologías que considero no son necesarias y que, a menudo, son más un estorbo y una carga económica. El ejemplo claro de esto es la conexión a Internet en el teléfono móvil.

Y es que mi experiencia personal de 2 años con una Blackberry me dejó mucho aprendizaje y, siendo el minimalista que ya conoces, comprendí que no volveré a contratar un plan de datos en mucho, mucho tiempo.

Esta pequeña lista es un poco de estas reflexiones.

Es una necesidad implantada

Por algún lugar de la red vi un cartón de Steve Jobs diciendo “la iPad te ayuda a hacer mejor muchas tareas que antes no tenías qué hacer”. Yo siento lo mismo con el Internet en el celular.

A menos que tu trabajo y sustento dependan de ella, a menos que seas un reportero para BBC o AP, a menos que en tu oficina esté bloqueado el correo electrónico; la conexión móvil es innecesaria. Todas las personas que conozco que la usan para escribir cosas de extrema importancia como “Estoy tomando café JAJAJAJA” en Twitter y subir fotos de su comida a Facebook.

Soy muy fan de las redes sociales y mi sustento también depende de ellas. Claro que también escribo tweets de JAJAJA, pero no desde el teléfono.

Por supuesto que las redes sociales no son el único servicio que ofrece la conexión móvil. Podrías decirme que también está la navegación por GPS.

Lo que yo creo es que el mejor GPS es detenerte en una esquina y preguntar cómo llegar a tu destino. Es gratis, te acerca a la gente del lugar y usas algo que está en peligro de extinción: la comunicación frente a frente.

Y luego también está la publicidad. Todos los anuncios gritan “¡Tu vida apesta! Sólo la puedes mejorar cuando contrates con nosotros.” Los comerciales son maravillosos, nos presentan una realidad tan increíble que de verdad se antoja el nuevo Windows Phone. Pero si miras estos anuncios con ojos críticos, estoy seguro que podrás notar que en realidad no necesitas nada de lo que ofrecen.

En suma, creo que en muy pocos casos la conexión por el celular está justificada. Si eres realista y honesto contigo mismo, creo que llegarás también a esta conclusión.

Mi teléfono actual: un Really Dumb Phone

Los primeros 3 meses con Internet en mi BB fueron emocionantes. Hacía cosas tan intelectuales como ver YouTube cuando viajaba en el metro, mandar mensajes de “Estoy aburrido” a Twitter y ver mi posición en Google Maps.

Poco a poco la novedad se desgastó y el último año la Blackberry sólo me sirvió para escuchar música, tomar alguna que otra foto y, claro, llamar por teléfono. Los últimos meses de mi plan con Iusacell fueron toda una carga económica y el final se veía tan dolorosamente lejano que hasta tenía pesadillas.

Así que el diciembre pasado terminó mi castigo auto impuesto de dos años y corrí a cancelar mi contrato.

Mi alma y mi cartera suspiraron con alivio.

Pasé sin teléfono móvil unas cuántas semanas. Este tiempo me sirvió para darme cuenta que, por el negocio y por seguridad, sí necesito uno. También disfruto escuchar mi música, leer mis libros electrónicos y tomar fotos de vez en cuando.

Y estas fueron las directrices para comprar el nuevo equipo.

Tan pronto tuve oportunidad, conseguí un Samsung Tocco, que tiene todo lo que me gusta y no tiene plan de nada, sin GPS, sin apps y hasta sirve para llamar por teléfono. Funciona con pre pago y está bonito.

No necesito Internet en el celular [Cómo me deshice de mi Blackberry]

La vida sin 3G

De verdad no dudo que haya alguien que sí saque provecho real de las conexiones móviles. En mi experiencia personal, el 3G sólo fue un estorbo, una distracción y no contribuyó en nada a mi productividad.

Quizá en el futuro, si mi trabajo y productividad dependen de herramientas de telefonía móvil; o si un cliente me pide alguna aplicación para iOS o Android, regrese a un plan de paga. De momento me quedaré con mi sencillo teléfono.

La parte Smart de mi nuevo teléfono la llevo en una Moleskine y no necesito más que eso para ser productivo.

Tú, querido lector, ¿realmente usas tu conexión móvil para algo que no sea entretenimiento?


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista