Revista Talentos

¿Puedo compatibilizar otros trabajos con la interpretación?

Publicado el 10 junio 2020 por Premiere Actors @PremiereActors

¿Debo compatibilizar la interpretación con otros trabajos?

A todos nos ha llegado en alguna ocasión el indeciso momento de mirar al futuro y preguntarnos: ¿A qué me quiero dedicar?, ¿cómo me gustaría ganarme la vida? Si has decidido que la interpretación es el oficio en el que te quieres enfocar profesionalmente y que te encantaría mantenerte económicamente gracias a el, deberás ser consciente de que el camino no será fácil pero sí que es posible. Apostarás por lo que te gusta, y la vida tarde o temprano te recompensará (¡pero no te rindas antes!).

¿Cuál es tu situación?

Sabes que tu meta es vivir exclusivamente de tu trabajo como actor, pero posiblemente tengas que recurrir en determinados momentos a otros trabajos para poder alcanzar esa meta. Las situaciones más habituales son:

  • Estás todavía formándote y no has entrado en el mercado artístico, por lo que la mayoría de tus ahorros o ingresos los dedicas a pagar cursos en escuelas, preparar tu material, reservar salas de ensayo… De momento, como actor no puedes hacer frente a estos gastos, por lo que recurres a otro tipo de trabajos que puedas compatibilizar con tus estudios o puesta a punto de tu marca personal.
  • Tienes cargas económicas o familiares importantes e irrenunciables. Por ejemplo, has venido de otra provincia a Madrid para tener más oportunidades, ya no vives con tus padres y las facturas se acumulan cada mes… o simplemente estás independizado. En estos y otros muchos casos, necesitas facturar sí o sí, y si no estás trabajando como actor tendrás que hacerlo de otra cosa.
  • La carrera de un actor no se basa en un contrato indefinido para toda la vida, como ocurre en otras profesiones, sino que suele consistir en variados proyectos que se van sucediendo unos a otros con más o menos espacio entre ellos. Si entre dichos proyectos hay momentos de parón o de que “no te salga nada”, lo más normal del mundo es buscarse otras actividades remuneradas.

¿Avergonzarse? ¡Nunca!

Todos estamos de acuerdo en que, estés en la situación en la que estés, necesitas ganar dinero para vivir y desarrollarte como persona. Hay muchos actores que se avergüenzan por tener que recurrir a otros trabajos para poder complementar lo que ganan con la interpretación, y esto es un error gravísimo. No estás menos comprometido con tu profesión, o eres menos profesional por trabajar en otras cosas a la vez.

Si además de seguir funcionando como actor, has recurrido o estás pensando recurrir a otros trabajos, no debes olvidar las siguientes claves:

  • Mira a corto, medio y largo plazo: tienes claro que tu meta a largo plazo es alcanzar el éxito como actor, no sabes cómo ni cuando, pero llegará ese momento. Mientras tanto, en tu día a día, todos los pasos que des, o trabajos que aceptes, deben acercarte a esa meta, no alejarte de ella. Por ello, si a corto plazo necesitas dinero para seguir persiguiendo tu sueño, trata de compatibilizar trabajo e interpretación, no de elegir entre una cosa u otra. Recuerda que desengancharte del mundo artístico por completo durante un tiempo no es bueno, sólo te creará inseguridad haciendo que pierdas frescura y recursos como actor.
  • Trabajar enriquece: el actor pone al servicio de su interpretación todas las vivencias que ha experimentado a lo largo de su vida. Muchas de estas vivencias se producen en el entorno laboral, donde se aprenden cosas nuevas (¡al menos al principio!) y se abre mucho la mente. Por ello, no hay que ver al resto de trabajos como algo que te vaya a restar, sino todo lo contrario: crecerás como persona, adquirirás mayor madurez, serás más adaptable a la hora de integrarte en otros equipos, valorarás mucho el hecho de trabajar de lo tuyo, y lo más importante, serás un actor mucho más rico en experiencias y emociones.
  • No pierdas nunca tu objetivo: embarcarte en trabajos que absorben el 100% de tu tiempo y energía hará que te alejes considerablemente de tu objetivo de ser actor. Por ello, es preferible que apuestes por trabajos que tengan algún tipo de flexibilidad de horarios, por si tienes que ir castings o te cogen para rodajes, representaciones teatrales u otros proyectos. Tomaste la decisión de ser actor, ahora tienes que hacerla posible y viable.

Como dijo Aristóteles, “lo que con mucho trabajo se adquiere, más se ama”.

Si te has sentido identificado y quieres recibir en tu bandeja de entrada periódicamente nuestros nuevos nuevos artículos para que nunca pares de crecer, suscríbete a nuestro blog y ¡no te sientas perdido nunca más! 


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista