Revista Talentos

Seguir avanzando

Publicado el 06 agosto 2017 por Lluna

Seguir avanzando
La tarde es calurosa Lucia ve una acogedora terraza desde la que se divisa el mar a lo lejos es buen lugar para hacer un alto en el camino y refrescarse un poco, encuentra una mesa que no está a pleno sol, es perfecta, se sienta a los pocos minutos llega un amable camarero , pide una cerveza muy fría, busca en su bolso saca una libreta y un bolígrafo comienza a tomar notas, Lucia colabora en un periódico compartiendo historias reales inspiradas por su entorno o simplemente relatos ficticios, regresa el camarero con su pedido, mientras disfruta de su cerveza contempla el paisaje, la gente que va y viene diversas situaciones ante ella, comienza a escribir sin darse cuenta que a pocos metros un hombre la observa, absorta en sus pensamientos concentrada en las letras que van fluyendo cuando un saludo la retorna a la realidad, levanta la vista un tanto turbada frente a ella el rostro sonriente de un hombre se presenta su nombre es Carlos ha visto a Lucia allí sentada y se ha atrevido a acercarse ella encoje los hombros no recuerda conocerlo le resulta simpático por lo que acepta que se siente con ella nuevamente se acerca el camarero a la mesa .
La conversación fluye entre ellos Lucia con la ayuda de Carlos recuerda de que se conocen coincidieron en una ocasión en un evento literario ,él es escritor, les presento el entonces compañero de Lucia eran buenos amigos mantuvieron una breve charla Cesar, su pareja, lo alejó de ella con una absurda escusa, los celos enfermizos de Cesar la limitaban mucho en sus relaciones sociales, Carlos se sintió profundamente atraído por aquella mujer aunque no volvieron a encontrarse siempre la recordó.
Carlos le pregunta por Cesar hace meses que no sabe de él no le respondió a sus últimas llamadas telefónicas, Lucia baja la vista Cesar se alejó de ella sin ninguna explicación tan solo dijo que su vida junto a ella llegaba a su fin sin más palabras recogió sus pertenencias y se marchó de eso hace ya un año parece que se lo ha tragado la tierra porque nadie tiene noticias de él, a Carlos le sorprende ese comportamiento no es propio del Cesar que él conoce pero las personas cambian y no siempre para bien.El tiempo vuela cuando se está cómodo  piensa Lucia sin darse cuenta ya anochece es hora de regresar a casa mira a Carlos y se lo dice, él sonríe le propone ir a cenar algo no tienen prisa, a ella le parece buena idea, pagan la consumación y dejan el lugar, a pocos metros hay un local de buenos bocadillos Carlos le sugiere entrar allí a Lucia le parece bien, buscan una mesa libre a esa hora es difícil pero en un rincón encuentran  una, toman unos bocadillos y una jarra de sangría, la velada es muy amena se sienten muy a gusto a pesar de que son casi desconocidos, Lucia mira el reloj en la pared frente a ellos es ya muy tarde ella vuelve a casa en metro debe irse ya Carlos le sugiere que espere y él la acercará en su coche.
Carlos llega con el vehículo, Lucia vive bastante lejos de allí en unos minutos están en su portal, se despiden con beso en la mejilla a pesar de que a ambos les apetece seguir conversando intercambian sus números de teléfono, en el momento en que Lucia desciende el automóvil Carlos la invita a comer al día siguiente ella acepta, realmente ha sido un grato encuentro. Lucia entra en casa ensimismada se asea y se acuesta no le es fácil conciliar el sueño los pensamientos se amontonan, recuerda el rostro de Cesar con su severidad habitual ya no recuerda que la enamoró de él se pregunta si realmente lo estuvo él de ella o simplemente fue un capricho jamás conocería la respuesta ella siempre creyó que si la hubiera amado seguiría junto a ella aunque quizás para ella lo mejor fue su partida ahora su vida era apacible algo a lo que no pensaba renunciar.
La luz del día entra por la ventana de Lucia despertándola, despacio se levanta de la cama necesita un café, sentada en la cocina frente a una humeante taza cuando suena el teléfono es Carlos, Lucia sonríe, piensa que será para darle los buenos días responde pero su sonrisa se borra al escuchar el tono serio de Carlos anula su cita queda pendiente ya la llamará, a Lucia no le gusta lo que acaba de suceder decide que nada le amargará el domingo, se da una ducha se viste con un vaquero y una blusa a rayas rosas calza sus sandalias se cuelga el bolso y sale a la calle como estaba previsto se ha habituado a la soledad.
Camina hacia la playa siente el agradable abrazo del sol , piensa que todo pasa por algo ese encuentro con Carlos y su cita anulada es un mensaje que ella debe interpretar, en este momento no merece la pena gastar energía reflexionando ni buscando respuestas que solo el tiempo le dará, entra a un restaurante que le encanta almorzará tranquilamente y después quizás vaya al cine, no hay que depender de nadie para disfrutar de la vida que pasa veloz cual tren que para una sola vez en cada estación si no te abre las puertas no es para ti y hay que seguir avanzando valorando cada instante como único.Magda Jardí©Derechos reservados 

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista