Revista Talentos

Una mirada cómplice

Publicado el 20 julio 2020 por Kevinmancojo

Después de varios meses, por fin he comenzado a salir a pasear con mi perra. Entre unas cosas y otras habíamos dejado aparcado lo de dar una vuelta (teniendo jardín no quise correr riesgos de ningún tipo con el tema de la pandemia) y ahora se ha convertido en parte de nuestra rutina recorrer el parque cercano a mi casa.

Por desgracia, lo de recorrer distancias largas a pie no es algo que me sienta bien a largo plazo (cosas de llevar una prótesis en la pierna derecha). Pero es algo que disfruto cuando lo hago con calma y a un ritmo que sé que aguantaré de sobra. Y más aún si la que me acompaña durante ese tiempo es mi perra. Posiblemente, ni siquiera saldría a pasear si no fuera por ella. Me da motivos para disfrutar de la naturaleza; ambos nos lo tomamos con tranquilidad, curioseando, descubriendo lugares nuevos de vez en cuando, observando las ovejas que vemos a veces, etc. Cualquiera que me viera hablar con ella como si tuviera una conversación me tomaría por loco. Y sin embargo, siento que es capaz de entenderme.Una mirada cómplice

Ya son 10 años más o menos los que lleva conmigo y la diferencia entre cuando era jovencita y lo señora  que es ahora es abismal. De tener que echarle la bronca constantemente y de tener que alzar la voz para que me escuchara a echarle una simple mirada con la que es capaz de entender lo que quiero de ella. No tiene precio.

Siempre envidiaba a esas personas mayores que paseaban con sus perritos sin correa y que veías que cada uno iba por su lado. Al dueño lo tenías delante y al perro a 100 metros detrás, paseando a su propio ritmo u olisqueando y curioseando todo, pero sin molestar a nadie. Tenía ganas de llegar a esa complicidad y confianza con mi propia mascota, pero lo veía como algo imposible. Sentía que para ello debía dar con un perro que conectara conmigo y que eso no era algo fácil de alcanzar. Hasta que llegó Lila, la viejita, la de 9 años más o menos. Antes de eso hacía lo que quería (aun hace lo que quiere si me despisto un poco, pero bueno). A día de hoy tenemos esa conexión que envidiaba y sé que ella puede ir por delante o por detrás de mí sin causar ningún problema. Sé que si por ejemplo está olisqueándose con otro perro y yo la llamo, vendrá al momento. Incluso sin tener que llamarla, si continuo paseando tranquilamente, ella tarde o temprano me alcanzará y volverá a estar conmigo. Es algo de lo que estoy muy orgulloso, haber llegado a ese punto no es fácil en muchos casos y nosotros lo hemos conseguido.

Tal es la conexión que tenemos que cuando ella se mete entre los arbustos a curiosear y dejamos de tener contacto visual durante un buen rato, ambos nos movemos de tal manera que nos podamos ver.Una mirada cómplice

Pasé de tener una perra alocada, llena de energía y con ganas de juego a una perra alocada, llena de energía y con ganas de juego, pero que me entendía cuando le echaba una mirada cómplice. Su carácter al fin y al cabo es así, esos nervios y esa curiosidad forman parte de ella y no es algo que pueda reconducir. Tampoco sería divertido para mí tener un perro aburrido y sedentario teniendo en cuenta como soy yo. Ella es capaz de seguir sorprendiéndome de vez en cuando con cosas que no la esperaba capaz de hacer, y consigue animarme un montón con ello.

Recuerdo que hace varios años escribí sobre mantener cierta distancia entre mascota y dueño para no sufrir ese dolor que nos dejan al fallecer. A día de hoy mandaría a la mierda esa opinión, la descartaría por completo y escribiría algo como lo de hoy. He creado un vínculo precioso con ella, aquellos que nos ven lo aprecian, y yo me siento orgulloso por haber conseguido algo así tras todas las locuras que hemos vivido juntos. Soy consciente que tarde o temprano me dejará y me dolerá, pero nunca tomaré distancias para evitar el dolor. Lo asumiré y me quedaré con todo lo bueno que me ha dado durante todos sus años de vida.

#NuncaDejéisDeSonreír


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Sobre el autor


Kevinmancojo 453 veces
compartido
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta

Revista