Revista Talentos

Ventajas y desventajas de ser un personaje público

Publicado el 20 diciembre 2017 por Premiere Actors @PremiereActors

john-wayne-516144_1280_1280x981

Muchos actores están muy equivocados en relación a la fama y a lo que significa ser un personaje público, por eso teníamos muchas ganas de escribir este post. ¡Vamos a aclararlo todo!

Importante

Si eres actor es porque actuar te hace feliz y consideras la interpretación tu oficio. Por tanto, tener fama o ser “una cara conocida” no es tu meta, sino simplemente una posibilidad que puede ocurrir o no, sitrabajas como actor.

En caso de que lo que busques es ser famoso, por encima de ser actor, plantéate otra forma más eficaz de conseguirlo, por ejemplo, a través de un reality de televisión. Sin embargo, este post va dirigido a todos aquellos actores que aman la interpretación por encima de todo, para que estén prevenidos de los pros y contras de convertirse en un personaje público. ¿Eres de estos últimos, verdad? ¡Sigue leyendo entonces!

Ventajas

  1. Más oportunidades de trabajo:

Es posible que, si sales del anonimato, muchos productores o directores quieran contar contigo. Esto sucede por dos motivos: bien porque aportas visibilidad y caché a sus proyectos, o bien porque directamente antes no sabían que existías y ahora sí.

Lo mejor de tener cierto renombre es que se te abren nuevas puertas y tienes más posibilidades de encontrar trabajo. Pero ojo, hemos dicho “tener más posibilidades”, es decir, la popularidad no te va a garantizar continuidad ni estabilidad laboral.

  1. Tus redes sociales profesionales se disparan:

Muchos actores desconocidos invierten mucho tiempo y esfuerzo en mantener activas tus redes sociales profesionales. El resultado de todo ello siempre es positivo pero lento: consiguen poco a poco seguidores que van enterándose de su trabajo artístico.

Sin embargo, cuando tienes cierta fama, tus redes sociales crecen sin darte cuenta, con lo cual comunicas a una audiencia mucho más amplia tu trabajo y tus progresos. De cómo gestiones y cuides a tu público, dependerá en buena parte el que mantengas esa popularidad.

  1. Influir positivamente en los demás:

Seguramente tengas asumidos ciertos valores (respeto, gratitud, humildad, compromiso…) que, si los relacionas con ciertas causas, consigas influir positivamente en los demás. Por ejemplo, hay actores que, aprovechando su tirón mediático, se solidarizan con la adopción de animales, o con la investigación contra el cáncer. Ten cuidado en este punto y trata de no meterte en política, porque puedes crear rechazo en tu público o en quienes te seleccionen para futuros proyectos.

Desventajas

  1. Privacidad:

Tratar de pasar desapercibido y no conseguirlo puede convertirse en una auténtica pesadilla para muchos actores, especialmente los que son muy celosos de su intimidad. Y es que no es fácil que muchos aspectos de tu vida personal comiencen a ser públicos: que interese si tienes una nueva pareja, cómo vas vestido para pasear al perro, o si en las últimas vacaciones engordaste unos kilitos.

A medida que la gente te va reconociendo más y más en la calle o en cualquier otro espacio público, posiblemente te veas obligado a cambiar algunas rutinas diarias, aprender a que no te ofenda quien te juzga sin motivo, e incluso a detectar a quienes te buscan sólo por el interés.

  1. Mala fama:

En ocasiones, la fama puede ser tu peor enemiga. Y es que estás expuesto a rumores y noticias de prensa con contenidos ciertos o falsos, que pueden echar por tierra una carrera artística de años. Por ejemplo, seguro que habrás escuchado que con un determinado actor es muy difícil trabajar porque tiene muy mal carácter, o porque se droga durante los rodajes.

Lo bueno es que la mala fama se puede reconvertir. El problema es que se necesita paciencia, y conocimientos de gestión de marca personal. Algo que no todo el mundo sabe o tiene.

  1. Dura poco:

Igual que la fama puede aparecer de un día para otro porque, por ejemplo, participes en una popular serie de televisión, con la misma rapidez puede esfumarse y dejarte en el olvido. Este cambio tan drástico suele ir acompañado de frustración: ¿por qué ya nadie se acuerda de ti?, ¿por qué ya no te llaman para trabajar tanto?, ¡si eres igual de interesante que antes!.

Recomendación final

Lo más importante es que tengas los pies en la tierra, y que seas la misma persona con popularidad o sin ella. Recuerda que la fama no es una meta, sino sólo una posible consecuencia de tu trabajo. Por tanto, céntrate en conseguir interpretaciones brillantes, no una fama que deslumbre.

Si has llegado a leer hasta aquí, es porque te interesan nuestros contenidos y nuestra forma positiva y resolutiva de entender la profesión de actor 🙂 Así que no olvides suscribirte para recibir en tu correo mucha más información que te ayudará a crecer y madurar como artista.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista