Revista Talentos

Viaje astral

Publicado el 18 abril 2014 por Siempreenmedio @Siempreblog

Pocas cosas me permiten desconectar tanto como bailar. Es algo parecido a la terapia del caminante o el kit de invisibilidad, me proporciona una desconexión de la realidad, como el que cambia de canal con un mando a distancia. Ahora estoy en el mundo y tras un clic me encuentro en ‘mi mundo’, sólo mío, sólo mi mente y yo, nadie me ve, nadie me siente. Lo curioso es que todas estas ‘desconexiones’ se producen siempre con música y en movimiento, son elementos fundamentales para lograr la abstracción.

Siempre me dio miedo la posibilidad de realizar un viaje astral, me daba pánico pensar que mi mente y mi cuerpo se podían independizar, tomar diferente rumbo, y sobre todo me aterraba la posibilidad de que nunca se volvieran a encontrar. Ahora que lo pienso, estos momentos de desconexión no son más que viajes astrales. Mi cuerpo se mueve, me invade el ritmo, me dejo ir y funciona casi por inercia, no lo controlo, va por libre. Mi mente se evade, toma rumbos imprevisibles, llega adonde le place, lejos, cerca,  recorre cada recoveco, no la dirijo, ella va sola.

Si el movimiento que acompaña a la música es el baile me ocurre algo más, sonrío por dentro, la energía fluye por mi organismo y traspasa mi razón, produce un efecto hipnótico, me sana,  ‘no estoy en, si no soy el movimiento’…

 

La idea es eternamente nueva
Cae la noche y nos seguimos juntando a
Bailar en la cueva
Bailar, bailar, bailar, bailar
Bailar, bailar, bailar

Ir en el ritmo como una nube va en el viento
No estar en, si no ser el movimiento (x2)

Cerrar el juicio, cerrar los ojos

Oír el clac con que se rompen los cerrojos (x2)

Bailar, bailar, bailar, bailar

Me guías tú o yo te guío (x3)

Será que me guías tú o que yo te guío
Mi cuerpo al tuyo, y el tuyo al mío. (x2)

Los dos bebiendo de un mismo aire
El pulso latiendo y el muslo aprendiendo a leer en braille.

Bailar como creencia, como herencia, como juego.
Las sombras en el muro de la cueva girando alrededor del fuego
La música bajo de los arboles conducido por las llanuras
La música enseña,
Sueña
Duele
Cura

Ya hacíamos música muchísimo antes de conocer la agricultura.

 

Jorge Drexler, Bailar en la cueva

Bailar en la cueva

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revista