Revista Talentos

¿Y después del casting?

Publicado el 05 febrero 2020 por Premiere Actors @PremiereActors

0008856061T

Preparación, nervios, atención máxima… ya hiciste el casting y parece que pasó lo peor, ¡pero no es así! Todavía queda una segunda parte:

¿Qué pasa si te llaman?

¿Y si no?

Todas y cada una de las situaciones que te vamos a exponer ocurren en el día a día de cualquier actor que se dedique a la interpretación profesionalmente, incluso a los mejores, y a ti ten por seguro que también te sucederán. Hoy queremos resumirte todas ellas. Y si nos falta alguna, ¡te animamos a que nos la cuentes en las redes!

Si el casting te salió muy mal y lo das por perdido

Ya sea por falta de preparación, de concentración o por unos nervios que no pudiste controlar, la prueba no te salió como esperabas. Te bloqueaste o cometiste un fallo garrafal, y ahora te sientes frustrado. Salvo que ocurra un milagro, tienes el NO prácticamente asegurado.

Es una pena, si, una oportunidad que perdiste, pero no has de dejar que te hunda, porque has de saber que esto nos ocurre a todos.

De modo que analízalo, reponte, aprende de ello y a por el siguiente casting. Al fin y al cabo, si tienes claro que la interpretación es lo tuyo y luchas por ello, no será ni la primera ni la última prueba a la que irás.

Y recuerda lo siguiente: que hayas hecho un mal casting no significa que seas mal actor.

Si te salió bien, pero la incertidumbre no te deja dormir

En la mayoría de ocasiones ni si quiera obtenemos un NO, sino que permanecemos durante días en una incertidumbre que nos mantiene en un sinvivir, y muy pocas veces llegamos a recibir alguna respuesta. No sabemos a qué atenernos y eso nos  genera mucha angustia.

Aunque sea algo tan desesperante, el rechazo es algo a lo que todos los actores nos tenemos que acostumbrar. Hasta las mayores estrellas lo han sufrido, y no sólo una, sino muchas veces.

Ten en cuenta que en una prueba de casting sois muchos para un mismo papel, de manera que la probabilidad de que te escojan no es tan alta. Por tanto, deberás acudir a muchos castings para que te seleccionen sólo en algunos. Nuestra carrera es así, aunque no nos guste.

Por este motivo no deberías darle muchas vueltas a la cabeza si no resultas escogido. Da lo mejor de ti en cada oportunidad que tengas y de ese modo evitarás en gran medida tus remordimientos. ¿Hiciste lo máximo que pudiste? Eso es lo que debe importarte.

Si te vuelven a llamar para verte otra vez (callback)

¡Qué alegría más grande! Te han llamado. Es una magnífica noticia, significa que lo hiciste bien, y que además das con el perfil que están buscando.

Aun así, has de saber que el hecho de que te llamen para una segunda prueba no es garantía de que te vayan a escoger; significa que has resultado “finalista”, junto con otros actores, para un mismo papel.

A lo mejor quieren hacerte pruebas de maquillaje o vestuario, o necesitan ver la conexión que existe con otro posible compañero de reparto, o simplemente, verte otra vez.

Puede que en el callback te encuentres con más gente en la sala: a parte del director de casting, a lo mejor se encuentra el mismo director de la producción, el productor, etc. Esta vez tendrás que impresionar más y mejor.

Si has tenido suerte de que te llamen para esta segunda vez, asegúrate de que acudes al menos con la misma buena energía, entusiasmo, profesionalidad y concentración con la que fuiste la primera vez.

Y algo muy importante: no cometas el error de cambiar tu propuesta. Les gustó lo que hiciste la primera vez, así que haz lo mismo, e incluso vístete parecido y lleva el mismo peinado o maquillaje. Una vez ahí, lo más seguro es que recibas nuevas instrucciones, que te sueltes o recojas el pelo, que te den otro texto diferente para interpretar, etc. Y es sólo entonces, si te lo indican, cuando te tendrás que adaptar.

¡A ganártelos!

Si te llaman, pero te coincide con otro proyecto

Qué rabia… Te han elegido para el papel, pero no vas a poder hacerlo.

Nuestro oficio es tan inestable que durante varios meses no tenemos nada de nada y luego parece que se nos junta todo, y da tanta pena tener que decir que no a un papel… Pero no tenemos otra opción.

Muy posiblemente al director o productores del proyecto también les dé pena que declines la oferta, pero contarán con ello y tendrán un plan B, porque es algo que ocurre con frecuencia en esta profesión.

Lo importante es que hables con ellos (tú o tu representante) y dejes detrás una buena sensación: estarías encantado de trabajar con ellos, pero en estos momentos no puedes compatibilizar ambas cosas, así que te gustaría que volvieran a contar contigo en el futuro. No es necesario decir mucho más; lo entenderán.

Si resultas elegido

Puede que hayas sido escogido para un papel muy pequeño o para lo que crees que será el papel de tu vida. Sea lo que sea, no conoces el impacto que tendrá, así que disfrútalo al máximo y aprovecha la oportunidad para que tu carrera crezca. ¡Enhorabuena!

Conclusiones y recomendaciones finales

  • Los actores nunca dejamos de aprender, y cada casting, nos salga bien o mal, será una oportunidad para seguir creciendo.
  • Preocuparte en exceso sobre lo que le habrá pasado por la cabeza al director de casting, o si le gustaste o no, no te hará ningún bien: eso no te va a conseguir trabajo, sino que solo perderás tiempo y energía.
  • Créate notas. Apunta el nombre del director de casting o cualquier otra persona que conociste en la prueba. Puede que te vuelvas a encontrar en el futuro con ellos y así sabrás lo que funciona y lo que no. (¿Cómo reaccionó ante tal pregunta? ¿Hay algo que sé que le gustó por la expresión que puso? ¿Me dijo algo que debería tener en cuenta para la próxima vez?)
  • Es muy difícil que obtengas algún tipo de feedback sobre lo que hiciste mejor o peor en tu prueba, o por qué no te escogieron. Por tu cuenta casi seguro que no lo obtendrás, pero si tienes representante y éste se lleva bien con el director de casting, puede que consigas algún comentario a través de él.
  • Nunca preguntes en un casting cuándo te llamarán, porque posiblemente no lo hagan, y la pregunta suena muy amateur. En vez de eso, pregunta sobre qué fecha calculan que habrán elegido los actores. Así, si no te llaman, es más fácil deducir que no te escogieron.
  • Los castings son posiblemente la parte más difícil (y en ocasiones desesperante) de nuestra carrera, pero es imprescindible que acudamos a ellos para poder trabajar, así que felicítate cada vez por haber ido y por haber hecho lo mejor que has podido, haya salido bien o mal.
  • Y, sobre todo, no dejes que una prueba de casting te marque de por vida y te desmotive para conseguir tu sueño. No hay razón para ello.

¡A por todas!

Te animamos a suscribirte a nuestro blog o compartir este artículo con tus amigos si lo has encontrado útil e interesante. Mientras tanto, seguiremos preparando más contenido útil para ti. ¡Que tengas un buen día!


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista