Revista Literatura

Ya sé...

Publicado el 13 julio 2014 por Foncho05
YA SÉ...
Ya sé que puede parecer que los poetas
son como todo el mundo
y que sus deseos son los mismos que todas
las personas desean,
pero hay algo diferente en su forma de ser,
en su mirada y en su manera de sentir
y eso no sé si es bueno o malo
y es que, en mi caso,
quizás como ese poeta que puedo ser
y llevar en el alma,
me gusta soñar cada instante del día
y tratar de hacerlo realidad.
Lo bueno y lo malo de mis sueños es, que en ellos,
estás tú, desde hace tiempo,
y por eso es inevitable que cuando sueñe
vengas conmigo y vueles si yo vuelo,
que navegues por el mar si voy en mi velero
o que contemples la distancia desde una cumbre
si yo estoy allí, mirando al infinito.
Por eso, cuando te hablo,
con esa voz semiapagada de las tardes soñolientas,
y en las noches, entre el humo del cigarro
que se apaga,
yo te digo lo que me gustaría hacer y no hacer
cuando estemos juntos,
y trato de envolverte en esa "magia"
que desearía nos cubriera entonces,
para ser nosotros mismos,
esos niños que en el fondo del alma
están y existen en ella,
esperando quizás poder salir a la luz.
Y es entonces cuando te hablo de escribir
y compartir un poema
y un relato entre los dos,
pero no lo hago para emular ni recordar
viejas historias de mi vida,
sino para crear y tejer un sueño contigo,
una nueva vivencia, una gestación inédita
que sepamos concebir, procrear y dar forma
y hacerlo realidad.
De la misma manera te hablo de que me gustaría
que leyeras mis poemas
para escuchar tu voz infantil
y llena de ternura
y que los sintieras profundamente,
para darlos vida y forma, a tu manera,
aunque ya sé que es así y que lo haces
en tu interior,
pero me gustaría verlos cobrar vida en tus labios
para poder ir robando letra a letra, de los mismos,
las cerezas y fresas compartidas
y, con ellas, confeccionar nuevos versos
que conseguirán estremecerme mientras te escucho
y te contemplo,
desnuda, en cuerpo y alma, sobre una nube de cristal,
en nuestros sueños.
Es entonces cuando una sacudida recorrerá mi cuerpo
y una voz me dice y me pide que la luz
llegue hasta lo oscuro del alma
y que me ciegue,
para que extienda las manos
y busque entre las sombras tu imagen
y tu cuerpo,
para que palpe y sienta el calor de tu piel
entre ellas,
el escalofrío sutil de tus senos,
y el suspiro silente que sale de tus labios,
y cuando esto suceda note el abrazo envolvente
de esa luz, con tu amor,
que penetre por mis venas.
Rafael Sánchez Ortega ©
02/07/14

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Sobre el autor


Foncho05 15110 veces
compartido
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta

Revistas