Revista Talentos

De libros, referencias y adaptaciones

Publicado el 19 septiembre 2011 por Ou88 @galletita
De libros, referencias y adaptaciones
Lo lindo de leerlos a Chobsky y Murakami, es encontrar en sus historias referencias a músicas y libros. La influencia que tienen los grandes artistas para con sus admiradores es tanta que cada vez que los encuentro citando músicos y escritores, me veo obligada por curiosidad a investigar sobre los mismos. Se podría decir que Murakami y Chobsky ejercen una especie de “recomendación subliminal” cada vez que hablan de otros artistas. Así también, dan cuenta al mundo de forma indirecta de lo mucho que conocen y saben. Más que dar cuenta, hay que ver cómo comparten sus gustos con nosotros.
Es como si nos dijeran a través de sus escritos “si no escuchaste a los Beatles, te estas perdiendo de una linda melodía que fue capaz de inspirar un libro y muchas cosas lindas en los personajes que cree para vos”. Y cuando hablo de inspirar un libro me refiero a “Tokio Blues, Norwegian Wood”, libro que aunque no me gusto del todo, no resultó una perdida de tiempo completa. Ciertas tramas tediosas y un final sin sabor, tuvieron peso a la hora de formar mi veredicto negativo, pero en contraparte, el “soundtrack” que acompaño la historia de Toru Watanabe se disfrutaba como se disfrutaba de los pasajes extrovertidos donde la participación de Midori era crucial.
Dedicarle tiempo a ese libro, no estaba en mis planes. Cuando hube leído sobre su adaptación cinematográfica bajo el titulo de “Norwegian Wood”, me propuse ver la película y decidir más adelante que hacer con el PDF solo para después hacer todo lo contrario.
Ayer, disfruté la adaptación de la novela y hasta me gusto el final, que es lo que más me había decepcionado del libro!
Amé el soundtrack que, para mi grata sorpresa, estaba compuesto por Jonny Greenwood, miembro del grupo que fue parte del playlist de mi gran amigo Kafka en “Kafka on the shore”, Radiohead.
Fue increíble escucharla a Reiko ejecutar en la guitarra “Norwegian Wood”, interpretación que no se podía sino escuchar la versión del grupo original acompañando la lectura con mucha imaginación.
Si algo no me gusto, fue el papel de Midori en la película, cuya personalidad extrovertida y carismática, se limito a no salir del libro. Sobra decir que muchos detalles (el incendio que Tooru y Midori observaban en su terrado mientras ella cantaba, las conversaciones que él tenía con Tropa-de-asalto) tampoco.
Lo simpático es que hay que ver cómo eso que tanto me gustó del libro no me gustó en el filme y cómo ese final que no me gustó en el texto cambio mis sentimientos hacia la historia en la adaptación.
Dejando de lado todo lo anterior, tengo que decir que gracias a Tran Anh Hung, “Norwegian Wood” resultó ser más que una hermosa canción de los Beatles. Las tomas con sus giros alrededor de los personajes y las escenas son tan lindas y le dan a uno la impresión de estar en un recorrido como un ser invisible detrás de los pasos de la historia; la música resulta tan amena como leer un libro en la cama mientras afuera llueve y los personajes orientales y la misma ambientación en tierras japonesas llenan de belleza extranjera la pantalla.
Recomendada? Sí :)

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista