Revista Diario

Día de la madre

Publicado el 07 mayo 2019 por Laika
DÍA DE LA MADRE
¡Feliz Día de la Madre!
Quiero recordarla así, como era ella: esposa y madre buena, alegre, generosa, honrada, divertida, sensible, leal, trabajadora, poeta, cinéfila, escritora...
DÍA DE LA MADRE
Mujer adelantada a su tiempo, con un halo de rebeldía capaz de romper las reglas preestablecidas de su época y ser ella misma sin importarle el qué dirán.
Con talento para las letras, no pudo estudiar una carrera porque se quedó huérfana muy niña. En su alma quedó prendida  la promesa de su padre, que le había prometido enviarla a estudiar fuera, a pesar de ser mujer. Siempre cultivó el arte de la escritura en recuerdo de él.
Conservo alguna de las cartas que me enviaba al colegio, a León, donde me encontraba interna. Su prosa poética era capaz de trasmitirme la belleza de la vida en las cosas más sencillas a través de su mirada.
DÍA DE LA MADRE
Era vital, alegre...le gustaba cantar y bailar.
Me gustaba escucharla cuando entonaba una canción que decía así: "Ay, Barrio de Santa Cruz, placita de Doña Elvira. Hoy te vuelvo a recordar y me parece mentira."
Años más tarde, estuve viviendo en la mismísima placita de Doña Elvira largo tiempo, recién llegada a Sevilla.  Recuerdo con la ilusión que se lo conté, porque a través de su bonita voz, aquel rincón sevillano ya era para mi conocido.
De sus rebeldías de juventud, me contó como estaba mal visto ponerse la permanente por ser de mujeres atrevidas rizarse el pelo en aquella España religiosa y represora. Ella, desafió a su madre, viuda y muy piadosa.
En secreto, le pidió dinero a su hermano mayor y se fue campo a través a lomos de un burro y la compañía de una amiga, a Guardo, un pueblo grande con servicio de peluquería.
A la vuelta, con sus preciosos rizos, se presentó en en la reunión que solían tener los del pueblo al caer la tarde para hablar de  sus cosas.
Ni que decir tiene, que su madre- mi querida abuela- hizo la señal de la cruz varias veces intentando espantar los pequeños demonios que le pareció ver que colgaban de los simpáticos rizos de la cabeza de su rebelde hija.
Mi padre que se encontraba entre los presentes, sonrió de buena gana, pues desde hacía tiempo sabía como se las gastaba...
En un descuido, le cortó uno de sus rizos y lo guardó en su cartera, con la intención de llevar algo suyo muy cerca de su enamorado corazón.
DÍA DE LA MADRE
La encantaba el cine y me enseño a amarlo.
Era una mujer muy elegante y coqueta, y siempre iba a la última moda.
Una mujer, que como muchas de la época, les tocó vivir la dureza de aquellos tiempos y forjaron su carácter a fuerza de lucha y mucho sacrificio.
¿Tenía defectos? Pues claro...como todos los humanos. Pero esos me los guardo para mi, pues yo siempre la quise tal y como era.
DÍA DE LA MADRE
Hasta el final, conservó su buen humor y la nobleza de su alma buena.
Me puso el listón muy alto, pero aspiro a ser fiel a ese legado maravilloso que me dejó en herencia.
Pude cuidarla en los últimos años de su vida y delvolverle amor por amor.
Su recuerdo perdura en el tiempo, porque el amor es eterno.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Sobre el autor


Laika 3335 veces
compartido
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta

Revistas