Revista Diario

El talismán

Publicado el 30 octubre 2014 por Chirri
En otro momento quizás diría que soy un afortunado pues sé cuándo voy a morir, lo malo es que ese día es hoy y eso no es ningún privilegio.

Seguro que estaba predestinado a ello, a llegar a este punto, a tener el conocimiento de mi devenir. Todo ocurrió como por casualidad, en una de mis mañanas depresivas, siempre con las lágrimas a flor de piel, solo aliviaba mi estado de ánimo el caminar, el perderme por las calle de la gran ciudad, horas y horas caminando sin rumbo fijo. A veces ni yo mismo sabía cómo había llegado a lugares de los que desconocía su existencia en el callejero de mi ciudad y tenía que preguntar a los vecinos cómo llegar a la parada más próxima de metro o autobús para poder regresar a mi casa.Así fue el día que comenzó todo, un día tan triste como los demás, la jornada anterior fue otra de esos terribles días en los que uno hubiera preferido quedarme en la cama y no acudir a mi trabajo. Otra vez mi jefa me tenía preparada una encerrona, cualquier nimiedad me la echaba en cara como si la empresa, una multinacional con mil trabajadores en España, fuera a caer en bancarrota por culpa mía. Esto se repetía ya desde hacía dos años, un acoso sistemático y atroz cernía sobre mí, su titulación como psicóloga lograba en todo momento superar mi personalidad y acoquinarme uno y otro día sin darme un respiro. Moralmente me iba hundiendo y ya, ni el auxilio de otros psicólogos a mi favor con sus tratamientos conseguían que levantara cabeza, acudía al trabajo como una res al matadero.Cuatro meses de baja por depresión que tuve por prescripción médica, no sirvieron para parar sus afrentas y desde el primer día me hizo saber que todo seguía igual entre ella y yo, incluso iba a subir el tono, pues por culpa de mi baja, había sido amonestada por la dirección y eso no me lo iba a perdonar, otra cuenta más en mi debe.Todo eso me rondaba por la cabeza cuando aquel día paseaba apesadumbrado y con la vista en el suelo, debía de llevar mucho tiempo y muchos pasos así, pues de pronto me vi en una plazoleta sin calle de salida más que por donde había entrado. Cuatro acacias enfermas por múltiples podas asesinas y un par de bancos de granito conformaban todo el mobiliario urbano, las casas que rodeaban la plaza tenían solo dos alturas y habían sido construidas al principio del siglo pasado. Habían conocido mejores épocas y clamaban por una mano de pintura.En un costado de la plaza y protegido por la sombra que proyectaba el edificio anejo, un tenderete me llamó la atención por lo extraño de su ubicación, ésta más bien hubiera sido dentro de una feria de artes ocultas y esoterismo que en una plaza olvidada y de ubicación ignota dentro de la ciudad.Mi curiosidad pues quedó muy excitada con la presencia del puesto, por lo que me acerqué a echar un vistazo a la mercadería. Por la parte superior revoloteaban atrapasueños con plumas de múltiples colores y encima de un tapete de color verde se hallaban expuestos piedras de todos los materiales, jaspe, ámbar, mármol, hueso, etc. Multicolores y tallados sobre ellas un emblema distinto  y de dibujos geométricos.-    -   Son talismanesUna voz cavernosa me sobresaltó, no había percibido la presencia del dueño de la tienda, un personaje de tez cerúlea y de cuerpo enjuto y apergaminado, vestía de negro y además de su rostro solo eran  visibles sus manos parecidas a garras de águila.Sabía que estaba obligado a responder, pero mi boca en aquel momento se me quedó seca y mi mente quedó agarrotada, apenas conseguí balbucear:-   -  ¿Pa para qué sirven?-   -  ¿Tienes algún problema?-   -  ¿Y quién no lo tiene hoy en día? – Nunca hubiera imaginado que pudiera continuar con el juego de las preguntas sin responder, un matiz irónico quedó en el aire tras mi última frase.-   - Quizás aquí está la solución – Me respondió por fin sin dejar alguna interrogación, pero a su vez sin aportar mucho.-  - ¿La solución a qué? – Yo no me apeaba, a veces soy muy cabezota.-     - Tú lo sabes, lo llevas en la frente y dentro del corazón y si existe el alma también está dentro de ella.¿Y si tuviera razón? ¿Podría cualquier talismán devolver la paz a mi vida? Durante un tiempo permanecí callado meditando sobre ello. Como le dije a una amiga en el Facebook: Yo solo creo en los unicornios. Cuanto más conocimiento tengo, menos creo en lo inmaterial, llámense fuerzas telúricas o cuestión de fe, de cualquier fe de las infinitas del planeta, de sus chamanes, brujos, sacerdotes, rabinos o ulemas. Daba igual, mi descreimiento iba en aumento con el transcurrir de los años, la madurez y la experiencia vital, por lo que ante mí se hallaba una inquietud en mi conciencia ¿debía creer en una corazonada? A veces la vida te las manda, pero no me engañaba, nunca funcionaban, por experiencia lo sabía, ya no compraba números de lotería con los que soñaba por la noche, ni jugaba en la bonoloto con los años de nacimiento de mi familia.Pero esta vez me decidí, total, peor no me iba a ir así que le pregunté:-   -   ¿Cuánto me costaría?-   -  ¿Qué precio tiene la tranquilidad? ¿Cuánto vale la salud? ¿Cómo valorarías recobrar la tranquilidad perdida? Respóndete a ti mismo.-    -  Pero, es que tampoco puedo disponer de mucho dinero.-    -  No te he dicho cantidad alguna.-    -  ¿Te parecen bien diez euros?-    -  Si a ti te parece bien, a mí también.-    -   Es lo máximo de que puedo disponer.-    -  Pues bien, aquí lo tienes.Acompañó sus palabras con la entrega de una pequeña piedra ovalada, parecía de marfil por su blancura y su suavidad al tacto, tenía un grabado pintado en negro que me recordaba a la triqueta de la serie “Embrujadas”. Un taladro en la parte superior hacía posible que se engarzara con un complejo nudo a un cordel de un material parecido al cuero, de color negro. Me ayudó a ponérmelo por encima de mi cabeza mientras me quitaba las gafas para ayudar a que pudiera quedar en mi cuello, apenas daba mucha holgura el cordel y costó introducírmelo.-    -   ¿Y ya está? – Le pregunté-   -   Bueno, cuando lo necesites haz un deseo sobre el mal que te aqueja sujetando fuerte el amuleto.-    -  ¿Y se cumplirá, así de fácil?-   -   Todo es cuestión de creer o no creer, pero sobre todo, ten en cuenta una cosa: No hay rosas sin espinas.-    - Ya, ni hortera sin transistor. Uf, no me pude resistir, era una frase hecha muy ocurrente de los años setenta y me lo había puesto a huevo. Me despedí de él y me marché por donde había entrado.Como siempre me terminaba ocurriendo en mis paseos, no tenía la menor idea de dónde me hallaba, después de recorrer varias calles todas iguales para mí y no encontrar la salida de aquél barrio me tuve que detener a preguntar a una anciana que estaba entada en la puerta de su vivienda en una silla de enea. Seguí sus indicaciones y conseguí llegar a una boca del metro y llegar por fin a mi casa.El lunes cuando llegué al trabajo, no sabía por qué, pero me encontraba eufórico, quizás era por saber que me hallaba protegido por el influjo de mi talismán y que ya nada malo me podía ocurrir. Pero no, a media mañana el director regional se debía de haber levantado con el pié izquierdo e iba repartiendo asperezas a todo el mundo, a mí me pilló desprevenido y estaba charlando plácidamente con una compañera de otro departamento cuando se dirigió a mí desabridamente:-  -  Tú, Jose Antonio ¿No tienes otra cosa que hacer más que estar charlando y entreteniendo al personal?-   -   Es que… -  -   Ahora lo comentaré con Salud (Salud era el nombre de mi jefa que me tenía a maltraer)Al oír el nombre maldito para mí, empalidecí rápidamente, en un acto reflejo, sujeté el talismán y pensé: - Ojalá te pudras, imbécil.Creo que me arrepentí al momento, pero durante un segundo le desee todo el mal que le pudiera acaecer. A mis problemas con mi jefa, solo le faltaba que viniera alguien a añadir más cuitas.La euforia se me borró al instante y solo deseaba terminar lo más rápido posible mi jornada laboral y encontrarme bajo el cobijo de mi hogar con mi familia.Conseguí llegar sin más incidentes al final de mi jornada y otro día víspera de otro triste día me aguardaba cuando volviera a sonar el despertador.A la mañana siguiente mientras me afeitaba noté que apenas quedaba holgura entre el cordón del talismán y mi cuello, parecía haber encogido  y apenas cabía un dedo entre ambos, no sabía si el sudor o que cupiera la posibilidad que durante la noche se hubiera enrollado sobre sí mismo menguando de tal manera. No le di más importancia pues el tiempo apremiaba y no quería bajo ningún concepto llegar tarde al trabajo.Llegué por fin de nuevo a la oficina y encontré un ambiente raro, algunos corrillos formados me indicaban que algún suceso había ocurrido, me acerque al que formaban mis compañeros de departamento y les pregunté:-    -   ¿Qué ha ocurrido?-   -   Una pasada, Juan, el director regional, ha fallecido esta noche, un infarto fulminante.El aire me comenzó a faltar y un zumbido cubrió mis oídos, creo que me debí de poner amarillo pues enseguida me interrogaron.-   -   ¿Te encuentras bien? Caramba no pensé que te sentara así de mal la noticia, no me lo explico, pues no tenías mucho contacto con él.¿Casualidad o el influjo del talismán? Eso era lo único en que podía yo pensar, pero en el fondo me alegraba sobremanera, creo que era el regusto del poder que obraba en el talismán adquirido y que era capaz de controlar, pero estaba visto que mis problemas no acababan de comenzar.La directora de recursos humanos me llamaba a su despacho, entré con toda la prevención posible rezando para que no fuera para nada malo, pero no debí rezar lo suficiente a dioses en que no creía.-    -   ¿Se puede saber en qué estabas pensando? –Me espetó-    -  Discúlpeme, no sé a qué se refiere.-   -   Vamos a ver, Jose Antonio ¿No te dije que los certificados los quiero con la fecha sellada?-   -   Perdón, se me ha debido de pasar, iba con mucha prisa en el reparto pues el cartero llegó tarde.-    -  ¡Ten mucho cuidado! Estás teniendo muchos fallos últimamente y no pienso soportar ni uno más ¿Me entiendes? ¡Ni uno!No conseguía comprender que por tamaña nimiedad se pusiera así, total, el correo inexcusablemente lo repartía a diario, por lo que era lógico suponer que el certificado que obraba en sus manos era del día de hoy.No lo pude evitar, mis manos eran un organismo autónomo y ellas recorrieron solas el camino que llevaba a mi cuello, al talismán, a su vez, cerré los ojos, intentando poner mi mente en blanco pero no pude evitar que un pensamiento o más bien un deseo flotara en mi mente: - “Ojalá se quede sola la vieja bruja”A partir de ahí se terminaron los gritos, me marche contrito a mi mesa, no sabía muy bien si por la admonición recibida o por el temor que el poder del talismán obrara efecto, el caso es que a la mañana siguiente…Un deja vu planeaba sobre mi mente, todo me parecía una copia del día anterior y del otro día, estábamos a miércoles pero podía ser perfectamente lunes o martes. Pero al mirarme en el espejo me di cuenta que no, que aquél día era distinto al anterior. El cordón del talismán me rodeaba íntimamente el cuello, por más que lo intenté no conseguí separar el cordón del cuello sin que me faltase el aire con el intento, abrí el botiquín y saqué unas tijeras que guardaba para cortar las gasas y los apósitos, pero a pesar de mis nerviosos intentos no conseguí cortarlo, atravesé mi casa para tomar de la caja de herramientas un cortaalambres con el mismo resultado, acababa de caer en la cuenta cual era la contrapartida a mis deseos, las espinas de la rosa, el talismán tenía este efecto secundario que lo transformaba en un dogal, en la soga que me ahorcaría cono si del cadalso se tratara.Rápidamente, llamé al trabajo indicando que me encontraba enfermo, la operadora me dijo que la empresa pasaba por una mala racha: - Fíjate.- Me dijo – Primero fue la muerte del director regional y ayer al marido de la directora de recursos humanos lo atropelló un camión, lo dejó hecho papilla, la pobre está desconsolada.Ante la confirmación de mis más negros temores, me lancé hacia el metro en busca de una solución a mi gran problema, me bajé justo en la parada donde aquél aciago día lo tomé para volver a casa e intenté desandar el camino recorrido, pero por más que lo intenté no lo conseguí, una y otra vez volvía a la avenida principal a la boca del metro, intenté fijarme en los edificios por si reconocía alguno de aquél día, pero no lo conseguí.Sentado en un banco intenté poner en orden mis pensamientos, me dije que no perdía nada por probar hacer lo mismo que aquella vez, es decir mirar al suelo y que mis pasos ciegos me guiasen de nuevo hacia la plazoleta, así lo hice y después de un tiempo considerable, lo conseguí caída ya la tarde.Ante mis ojos se mostraba la plazoleta con sus escuálidas acacias, sus erosionados bancos de granito y sus fachadas huérfanas de pintura. Pero para mi espanto lo que no estaba era el tenderete, ni el menor rastro de él. Me acerqué a la puerta más próxima y toqué el timbre, me abrió una señora ya mayor.-        -  ¿Qué quiere?-        -   Perdone que la moleste ¿no sabrá usted por qué hoy no está el tenderete?-         -  ¿Qué tenderete?-         -   Pues el que había el domingo aquí, justo al lado de su puerta.-        -¿Es una broma? Llevo viviendo aquí cuarenta años y nunca se puso nada en la plaza, jamás hubo aquí un tenderete ¿A quién iba a vender nada? Aquí somos cuatro en la plaza y por aquí no pasa ni el cartero.Se volvió a meter dentro de su vivienda musitando y quejándose de la gente que viene a molestar. No me arredré ante la respuesta negativa y continué pulsando timbre y aporreando puertas, pero o no me abría nadie o me daban la misma respuesta que mi primera interlocutora. Cuando no quedó ninguna puerta que llamar me senté en uno de los bancos y apesadumbrado me cogí la cabeza con las manos.Al cabo, me levanté y volviendo a mirar al suelo me encaminé hacia el metro, pues sabía que de esta manera llegaría sin problema. Por más vueltas que le daba, no encontraba solución para mi problema, me veía encaminado inexorable hacia un mal final.No había más que hacer, la suerte estaba echada y los dados tirados, al día siguiente, como si no quisiera aguardar más a la bajada del telón, mi jefa me estaba esperando, esta vez no se molestó en arrastrarme hacia su despacho, allí mismo, en la recepción y con un elevado tono de voz comenzó a reprenderme por mi ausencia del día anterior y por mil y una nimiedades más.Lo que tenía que suceder ocurrió, sabía que era un títere en manos de poderes ocultos y que no podía hacer nada por evitarlo, por lo que sujeté el talismán y esta vez sí, deseé con todas fuerzas que se muriera, ya daba lo mismo, quería terminar con los dos suplicios, el de tener que aguantarla y el del poder del talismán que atenazaba mi cuello.No aguardé ni un minuto más, me di media vuelta sin hacer caso a sus imprecaciones y me marché a casa, con mi familia para poder pasar feliz y tranquilo as últimas horas de mi vida.


Dedicado A Luis, no estoy muy seguro que pensara que yo sería capaz.
El talismán

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • El masaje potencia el bienestar del bebé

    masaje potencia bienestar bebé

    Los masajes infantiles aportan grandes beneficios al bebé. Es una tradición que proviene de la antigüedad y que hoy en día se han vuelto a poner en... Leer el resto

    El 09 marzo 2019 por   Patricia Patricia Manzano Gómez
    EN FEMENINO, MATERNIDAD
  • Tipos de parto

    Tipos parto

    El momento del parto es a la vez el más esperado y el más temido por las mujeres embarazadas, especialmente por las primerizas. La preocupación... Leer el resto

    El 09 marzo 2019 por   Patricia Patricia Manzano Gómez
    EN FEMENINO, MATERNIDAD
  • Previa Sevilla FC - Real Sociedad

    Previa Sevilla Real Sociedad

    Sevilla FC y Real Sociedad disputan mañana en el Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán el partido correspondiente a la 27ª jornada de LaLiga. Tras el... Leer el resto

    El 09 marzo 2019 por   Javisfc
    DEPORTES, FÚTBOL
  • Nuestra primera mujer médica

    Nuestra primera mujer médica

    La primera mujer en España en ejercer la Medicina fue la barcelonesa Dolors Aleu, nacida en 1857... Poco sabemos de su vida, poco más que el hecho de... Leer el resto

    El 09 marzo 2019 por   Jas
    SALUD Y BIENESTAR
  • Lúcido retrato de la locura – Crítica de “Van Gogh, a las puertas de la...

    Lúcido retrato locura Crítica “Van Gogh, puertas eternidad” (2018)

    Pinto para dejar de pensar. ¿Eres feliz cuando pintas? La mayor parte del tiempo, excepto cuando fallo; hay mucha decepción y fracaso a la puerta de una... Leer el resto

    El 09 marzo 2019 por   Manuzapata
    CINE, CULTURA Y OCIO
  • [Noticia] Programación completa de La Radio Encendida 2019

    [Noticia] Programación completa Radio Encendida 2019

    El domingo 10 de marzo vuelve La Radio Encendida. Once horas de música en directo con 22 bandas actuarán en este maratón musical que, desde hace diecisiete años... Leer el resto

    El 09 marzo 2019 por   La Voz Telúrica
    CULTURA Y OCIO, MÚSICA
  • 10 Increíbles Beneficios del Azafrán

    Increíbles Beneficios Azafrán

    El azafrán es una de las especias más cara del mundo, ya que son los estigmas de la flor de Crocus sativus, el mismo al ser algo tan delicado, requiere que se... Leer el resto

    El 09 marzo 2019 por   Ecocosas
    CIENCIA, MEDIO AMBIENTE, MUNDO VEGETAL

Sobre el autor


Chirri 309 veces
compartido
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta