Revista Talentos

Los colores primarios

Publicado el 30 abril 2011 por Tifa
Este mes tocaba escribir un relato de género infantil. Ilusa de mí, creí que sería capaz de llevar a cabo un híbrido entre infantil y fantasía... Al final ha salido un texto educativo dirigido a niños, sin más. 
Los colores primarios
Los colores primarios
Amarillo vivía solo junto a su campo de maíz. En primavera plantaba las semillas, y en otoño recogía el maíz con el que fabricaba su propio alimento. No necesitaba ayuda para vivir, pero su pequeña casita de paja no lo protegía del frío invierno tan bien como le habría gustado. Sin embargo, no podía pedir ayuda a Azul y Rojo, a quienes miraba por encima del hombro por su modo de vida que Amarillo consideraba atrasado.   Azul era un soñador. Se pasaba el día observando el cielo, imaginando que vivía en las nubes. Sin ir más lejos, su casa se encontraba bajo el mar azul, y todo su alimento consistía en agua. Por eso estaba muy delgado, y se sentía solo.   Rojo cosechaba tomates, cerezas y cualquier tipo de alimento que llevara el color que le daba nombre. Vivía solo en una robusta y alta casa de tejas desde la que podía vigilar los alrededores: su huerto, así como el terreno de Amarillo y el mar de Azul.   Un invierno muy frío en que el agua se heló, Azul salió de su casa haciendo un agujerito en la gruesa capa de hielo que se había formado en la superficie del mar. Picó varias veces a la puerta de Rojo y le pidió cobijo, ya que temía morir helado en el agua. Pero Rojo se limitó a observar por la mirilla, esperando que se marchara tras chillarle que no pensaba abrirle la puerta.
   Desesperado, Azul corrió a pedir auxilio a Amarillo.   “Primo”, le dijo, “voy a morir de frío. Por favor, ayúdame.”   Amarillo abrió la puerta, apenado y temeroso por la seguridad de Azul, pero le corrigió antes de dejarlo entrar:   “Primo, no; primario. Rojo, tú y yo somos colores primarios.”   Amarillo se sentía profundamente emocionado por la amabilidad de su primario. Sin pensarlo, abrazó afectuosamente a su salvador, y una lágrima de agradecimiento cayó hasta el hombro de Amarillo. Esta lágrima resbaló hasta el suelo y allí, de la mezcla de Azul y Amarillo, nació Verde.   Durante la siguiente primavera, Verde hizo crecer en los alrededores de la vivienda de Amarillo unos frondosos bosques verdes, así como un césped con agradable aroma que llegaba hasta la puerta de casa. Azul ayudaba a regar toda esta vegetación para que creciera sana y fuerte.   Rojo, cargado de rabia, observaba lo felices que eran los tres en esa pequeña casucha de paja. En ocasiones se acercaban también al mar para darse un chapuzón, sobre todo durante las altas temperaturas veraniegas. Pero Rojo se empeñaba en valerse por sí mismo, aunque, cuanta más rabia sentía, más calor creaba a su alrededor.   Un día, Rojo escuchó unas risas especialmente ruidosas. Se asomó por la ventana de su casa de tejas (que daba al enorme jardín de colores de Amarillo, Azul y Verde) y vio a sus tres vecinos correteando, jugando a atraparse y rodando sobre el césped. Al verlos tan felices, se puso rojo de rabia. Su enfado era tal que el calor comenzó a ser insoportable dentro de las paredes de la casa. La temperatura aumentó hasta tal grado que, cuando cerró las cortinas para no seguir viendo cómo sus vecinos se divertían, éstas ardieron al contacto con su mano.
Los colores primarios   Rápidamente, Rojo intentó detener el fuego. Sopló sobre las cortinas, pero esto sólo hizo que el fuego se extendiera más rápidamente. En cuestión de segundos, toda la habitación comenzó a arder. Atrapado, sacó la cabeza por la ventana y pidió auxilio a berridos.   Desde el feliz jardín, Amarillo señaló la ventana por la que veían aparecer la cabeza de Rojo. Azul y Amarillo se disponían a salvarlo, cuando Verde los detuvo:   “Rojo nos odia”, dijo. “¿Por qué queréis salvarlo?”   “Rojo es nuestro primario”, contestó Azul. “No podemos dejar que le pase nada.”   Decididos, Azul y Amarillo corrieron hasta la casa de Rojo. Mientras Amarillo construía un lecho de maíz para que Rojo pudiera saltar por la ventana sin hacerse daño, Azul transportaba grandes cantidades de agua contra el fuego que ya se había extendido por toda la casa.   Rojo no se lo pensó mucho antes de saltar. El colchón de maíz pinchaba un poco, pero era preferible al fuego. Una vez salvado y con el fuego extinguido, se abrazó a sus primarios, lamentando la rudeza con la que los había tratado siempre.    “Siempre he sido malo con vosotros”, dijo, mientras comenzaban a brotar lágrimas de sus ojos, “y sin embargo, no habéis dudado en salvarme.”   “Porque todos somos primarios”, dijo Amarillo. “No podíamos abandonarte.”
   Del contacto de las lágrimas de Rojo con Amarillo, nació Naranja
   Del contacto de las lágrimas de Rojo con Azul, nació Violeta.
   Después de aquel incidente, todos los colores, primarios o no, comenzaron a vivir juntos. La casa de Azul (el mar) para el verano. La casa de Amarillo (hecha de paja), para la época de cosecha. Y la casa de Rojo (de tejas), para el invierno.
Los colores primarios
Juntos consiguieron un mundo alegre y lleno de vida. Y, con el paso del tiempo, fueron capaces de crear más colores con los que inventar nuevos paisajes.
Fin

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Sobre el autor


Tifa 3 veces
compartido
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta

Revista