Revista Diario

El rayo de sol

Publicado el 13 julio 2012 por Chirri

Qué curioso – me dio por pensar – ahora que me fijo en ella, me doy cuenta que lleva varios días haciendo el mismo recorrido que yo; llevo tres años haciendo el mismo trayecto, día tras día, y siempre a la misma hora y en esta triste rutina, te fijas en la gente y en sus caras, sobre todo en los habituales, aun cuando hay estudiantes que solo coincidimos en días lectivos.Con esta mujer descubrir nuestra afinidad ha sido más fácil, tomamos el bus en la misma parada y, cosa curiosa, se ofrece a desearnos los buenos días según llega, luego al final de la línea, nos separamos, yo continuo por la calle de Alcalá hasta mi oficina y ella tuerce hacia García Noblejas.Creo que me llamó sobre todo la atención de ella las blusas que viste, en especial dos de ellas, un roja ajustada que marca con alegría sus formas, que sin ser rotundas, si son de buen ver; aunque para mi gusto es un poco culibaja, para mí el conjunto es valorado con un notable. La otra blusa es de un amarillo suave – qué dificultad tenemos los hombres para identificar y denominar la gama de colores – con bordados de flores, queriendo dar la sensación de ser parte de un vestido japonés; quizás, para mi gusto, esta realza sobremanera todo el conjunto, su figura, su cara, el contrate con el color de su pelo azabache (¡sopla! he apreciado una tonalidad)Hoy se ha sentado frente a mí por lo que apenas he podido hacer un par de cruces de miradas con rapidez y disimulo, pero ella creo que sin querer, me facilitó su contemplación; del bolso sacó unas grandes gafas de sol como las que están ahora de moda entre las mujeres y se las puso, al rato, y en un breve ínterin un rayo de sol juguetón rondando por el mundo, se coló por la ventana del autobús impactando en su rostro, por un casual era uno de esos momentos en que la estaba observando de “reojillo” por lo que pude apreciar que parapetada en los oscuros cristales, dormitaba plácidamente. Ya sin ningún disimulo abandoné el parapeto de mi libro, discúlpame viejo amigo, pero la contemplación del bello rostro de una mujer obnubila los sentidos y lo que es mejor, es capaz de hacerme sacar la libreta que siempre llevo conmigo y ponerme a escribir, que ya lo iba necesitando.
El rayo de sol

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Sobre el autor


Chirri 309 veces
compartido
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta

Dossiers Paperblog