Revista Talentos

Los mejores cuentos latinoamericanos que no debes dejar de leer

Publicado el 29 octubre 2022 por Javier Torres Aguilar
Los mejores cuentos latinoamericanos

Hay lecturas que ayudan al escritor o aspirante a serlo. Y entre ellas están las de excelentes historias cortas literarias, como esta selección de los mejores cuentos latinoamericanos. 

Por supuesto estos textos no solo son recomendados para escritores, sino también para los amantes de la lectura y de aquellos que les gustan las buenos cuentos.

Los mejores cuentos latinoamericanos

Pero si eres escritor o pretendes serlo, esta lectura de los mejores cuentos latinoamericanos te sugerirá nuevas ténicas y argucias narrativas para construir historias redondas, tal como deben ser los buenos cuentos.

Este balance de historias cortas literarias de América Latina, por supuesto que siempre estará incompleto. Mal haría en pretender que las obras que aquí se mencionan son todas las mejores del género de latinoamerica.

Y es justo decir también que este recuento de los mejores cuentos latinoamericanos es subjetivo; o sea, es guiado por las fobias y afinidades de este tecleador.

Pero he hecho un esfuerzo enorme por no ser tan subjetivo, de modo que en este invetario hay obras que quizá no son de mi agrado total pero que están porque son parte de los mejores cuentos latinoamericanos.

Por otro lado, si pretendes ser cuentista o ya lo eres, creo que las diversas estructuras narrativas de estas historias que aquí se mencionan te serán muy útiles, no para que las copies, sino para que te empujen a construir buenas tramas en tus cuentos.

Dino lo anterior, no queda más que presentarte el inventario de los mejores cuentos latinoamericanos.

En la lista, en primer término está el título del cuento, seguido por el nombre del autor y finalmente el país del literato.

Los mejores cuentos latinoamericanos:


A la deriva - Horacio Quiroga, Uruguay.
El almohadón de plumas - Horacio Quiroga, Uruguay.
Llamadas telefónicas - Roberto Bolaño, chile.
Funes - Jorge Luis Borges, argentino.
Silvio en El Rosedal - Julio Ramón Ribeyro, Perú.
Continuidad en el parque – Julio Cortazar
El guardagujas, Juan José Arreola, México.
Luvina - Juan Rulfo, México
Asalto Nocturno – Heraclio Zepeda, México.
Las actas del juicio - Ricardo Piglia, Argentina
Futuro imperfecto - Salvador Elizondo, México
Chac Mool - Carlos Fuentes, México
Muchacha punk - Rodolfo Fogwill, Argentina
Baby H.P. - Juan José Arreola, México
La jirafa - Juan José Arreola, México.
Juegos nocturnos - Augusto Roa Bastos, Paraguay
La fiesta brava - José Emilio Pacheco, México
El perjurio de la nieve - Adolfo Bioy Casares, Argentina
Diles que no me maten, Juan Rulfo, México.
De cómo Guadalupe bajó a la montaña y todo lo demás – Ignacio Betancourt, México.
Un hombre muerto a puntapiés - Pablo Palacio, Ecuador
Esa mujer - Rodolfo Walsh, Argentina
La culpa es de los tlaxcaltecas - Elena Garro, México
Viaje a la semilla - Alejo Carpentier, Cuba
Amor - Clarice Lispector, Brasil
El todo que surca la nada - César Aira, Argentina
La muerte tiene permiso - Edmundo Valadés, México
El leve Pedro - Anderson Imbert, Argentina
Corazones solitarios - Rubem Fonseca, Brasil
La nieve - Roberto Bolaño, Chile
El jorobadito - Roberto Arlt, Argentina
La noche de los feos -Mario Benedetti, Uruguay
Los escoleros - José María Arguedas, Perú
La noche boca arriba - Julio Cortázar, Argentina
La insignia - Julio Ramón Ribeyro, Perú
La carne - Virgilio Piñeira, Cuba.
La tienda de muñecos - Julio Garmendia, Venezuela.
El jardín de senderos que se bifurcan - Jorge Luis Borges, Argentina.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista